Por Raúl Cobo
23 julio, 2017

Su nombre es Emma Alicia Paz Ayala… ¡Y NO LADY CORALINA!

A veces las redes sociales nos pueden hacer un daño tremendo, de esos que ni la vida misma puede borrar. Así al menos le pasó a Emma Alicia Paz Ayala, o mejor debo decir #LadyCoralina. ¡Sí! me refiero a esa joven que fue noticia hace pocos días tras hacerse viral un video de su despedida de soltero en Playa del Carmen, en el que ella aparece siéndole infiel a su futuro marido. Algo que por cierto, OCURRE EN MUCHAS DESPEDIDAS DE SOLTEROS ENTRE HOMBRES, pero claro, no siempre se graban ni se comparten en las redes sociales esos videos.

Lo que ocurrió con esta chica es bastante grave y pone de manifiesto la responsabilidad que tenemos nosotros como usuarios de redes sociales, ¿quiénes somos nosotros para juzgar los errores de otra persona? Y lo más importante de todo: ¿sabemos a veces del real daño que le podemos hacer a una persona?

Quizás, antes de criticar y burlarnos de esta mujer, deberíamos saber al menos ¿quién es?

xz_190-jpg-pagespeed-ic-zofqclksdr
Emma Alicia Paz Ayala / Facebook

De partida, esta chica no se llama Lady Corraline, sino Emma Alicia Paz Ayala, y nació hace 20 años en Hermosillo, una de las ciudades más conservadoras de México. Fue allí donde ella creció siendo una niña de buenas costumbres, a veces exageradas, como “saber sentarse como una dama en la mesa”.

Durante su infancia, ella sufrió de muchas privaciones: en más de alguna ocasión ella quiso probar un poco más de comida pero debía limitarse para no subir de peso.

Muchas veces durante su adolescencia ella quiso mostrarle su amor a un chico, pero claro, si ella lo decía iba a quedar como una mujer fácil. Y es que así es la vida de muchas mujeres en las zonas conservadoras de TODO Latinoamérica.

xz_189-jpg-pagespeed-ic-y8opmuuegi
Emma Alicia Paz Ayala / Facebook

Al cumplir los 20 años, ella ya tenía un plan de vida: se iba a casar con un joven que le prometía estabilidad. Con anillo en el dedo y una boda a punto de realizarse, ella se sentía liberada de las presiones con las que se educó desde pequeña. Para celebrarlo, organizó una despedida de soltera, y bueno… pasó lo que muchas veces pasa pero que nadie se atreve a contar: le fue infiel a su hombre. 

Para desgracia de ella, el video de su “error humano que todos pueden cometer” se viralizó en redes sociales y ella quedó como si fuera “la puta más grande de México”

xz_2-jpeg-pagespeed-ic-rdxc5fh5cb

Las redes sociales, sin filtro alguno, se burlaron, la criticaron y prácticamente la lincharon públicamente.

Fue tal la magnitud del video, que tuvieron que aparecer los padres de Emma para alzar la voz y pedir respeto por su hija, a quien claramente la estaban dañando emocionalmente.

“Deseamos expresar nuestro sentir sobre un supuesto delito en contra de la vida e integridad de las personas y difamación en contra de nuestra hija

– Cuauhtémoc Paz Dávila, padre de la afectada, durante un comunicado público-

Según la familia de la afectada, el video ha destruido públicamente a Emma y bien podría dañarle su carrera laboral en el futuro como su vida romántica: que todo un país te trate de “puta” no es nada de sencillo, ¿cómo superarlo?

Sin duda alguna, es una real lástima lo que está ocurriendo con esta muchacha; las redes sociales parecen ser de esos boxeadores que golpean a sus rivales cuando estos están en el suelo. No parece haber piedad, ni menos una reflexión al respeto: ella es una “puta” y listo… Qué lamentable.

ladyport

Ahora bien, lo que yo y muchos otras personas nos preguntamos es: ¿y si hubiera sido un hombre el protagonista del video?, ¿él hubiera quedado como un prostituto? No pues, el no es un prostituto, sino un galán. Por lo menos eso ocurre siempre con ese tipo de personas que puedan ir de una a otra mujer, pero al ser mujer, entonces… “Ahh no, ella se metió con otros , se nota que es una cualquiera.

Al parecer, detrás tanta burla fácil, se esconde un machismo exagerado que sigue estando presente en gran parte de Latinoamérica. ES oportunidad nuestra poder cambiarlo, y para hacerlo, partamos con algo tan simple como es darle un real valor a las redes sociales.

Te puede interesar