Por Camila Cáceres
21 octubre, 2016

El marido se aseguró de que las escaleras al segundo piso quedaran de su lado.

Hay divorcios realmente penosos y dramáticos, donde las parejas arruinan el auto del otro o cuentan sus secretos por internet, ¿pero construir una muralla en medio de la casa? En su defensa, fue orden del juez quien ofreció tomarse literal la oportunidad de repartir los bienes de Margarita y Sergey Tsvitnenko exactamente a la mitad.

El marido consiguió que levantaran la muralla tan de pronto que una amiga de Margarita quedó atrapada en el segundo piso y tuvieron que llamar a emergencias.

3993b5d400000578-3858512-ms_tsvitnenko_who_has_a_12_year_old_son_and_an_teenage_daughter_-a-4_1477062712392
EAST2WEST

Margarita compartió con el periódico ruso Komsomolskaya Pravda el drama que estaba viviendo:

“Un día, Sergey dijo que me dejaba. Tuvimos problemas por sus aventuras amorosas. Las toleré porque lo amaba y porque pensaba que estaba mal separarnos y dejar a los niños sin una pareja de padres, pero me dejó y exigió el divorcio”.

Margarita, que tiene un hijo de 12 años y una hija adolescente, dice que los constructores ignoraron el mandato de la corte que explícitamente le daba más tiempo para construir una escalera en su parte de la casa. 

3993b50000000578-3858512-image-a-3_1477062701641
EAST2WEST

Se le dijo que necesitaría otra orden judicial para poder acceder a las escaleras en el lado que pertenecía a su esposo. Declara que – a pesar de la fortuna familiar – no tiene dinero para construir otra escalera tan pronto.

3993b57800000578-3858512-image-a-2_1477062692222
EAST2WEST

Un contador declaró que ella y su esposo de 52 años llegaron a construir una lucrativa compañía juntos antes de que la relación se deteriorara.

3993b60c00000578-3858512-the_couple_are_pictured_here_in_happier_times_the_court_verdict_-a-5_1477062720701
EAST2WEST

“Voy tanto a la corte que se siente como mi segundo trabajo”, bromeó Margarita, que claramente está tratando de tomarse la locura en que se ha convertido su vida con aplomo.

¿Qué harías tú en su lugar?

Puede interesarte