Por Diego Cid
27 diciembre, 2016

«De hecho, él estaba tratando de atraparme y yo estaba escondida detrás de los árboles. Es nuestro juego de las escondidas».

Muchas grandes historias comienzan con circunstancias difíciles. Así como Superman, Albert, la SuperVaca, también sobrevivió a la adversidad cuando solo era un bebé. Aunque en su caso, tenía un día de vida cuando se le vendía en una casa de subastas del estado de Nueva York.

Cuando Albert empezó a recibir ofertas, éstas eran las mínimas.

Solo $40 dólares ofrecían por la pobre cría, que seguía llorando por su madre y casi no se podía mantener en pie.

Asha Sanctuary

Pero algunos creyeron que la vida de Albert valdría cualquier precio. Tracy Murphy había fundado recientemente el refugio animal «Santuario Asha» en Nueva York, y deseaba llevar a Albert consigo.

«Albert tenia solo un día de vida. Estaba enfermo. Estaba muy delgado. Mugía por su madre. Se caía. Cuando estaba siendo subastado, empecé a ofertar como loca. Estaba muy asustada porque otros lo empezaron a hacer también»

Tracy Murphy, Santuario Asha

Claro, la carne de Albert aún podía ser aprovechada y otros haciendo ofertas no iban a dejar la oportunidad pasar.

Asha Sanctuary

 

Sin embargo, Albert fue vendido a Murphy por 60 dólares.

El precio de la libertad que le haría ir al santuario y no a acabar en un plato sobre la mesa. Lamentablemente, Albert escondía un problema.

Asha Sanctuary

Tenía fiebre y no podía siquiera levantar su cabeza.

Murphy intento mantenerlo cálido con algunas cobijas e intentó darle la leche materna que le había faltado, la que es tan esencial para todo bebé en las primeras etapas de su desarrollo. La veterinaria les expresó que sería muy difícil que sobreviviese.

«Ella nos preguntó si acaso lo íbamos a comer, pero le dijimos que lo salvaríamos en nuestro santuario. Ella nos expresó todas sus dudas acerca de sus posibilidades. Así que me arrodillé y recé por un milagro. Le susurré al oído: Albert, lo único que quiero es verte como un gran toro algún día. Sé que puedes hacerlo, bebé, lo sé. Porque, algún día, la gente de toda esta comunidad sabrá sobre ti, e impactarás muchas, muchas vidas».

Asha Sanctuary

Al otro día, para sorpresa de todos, este ternerito levantó su cabeza.

Fue apodado (siendo Superman su contraparte) «La Vaca de Acero». Continuó creciendo cada día más fuerte y más feliz con su nueva vida.

Asha Sanctuary

Hoy en día, todo en la vida de Albert es un juego, incluso su nombre.

Albert es, de hecho, un buey. Siendo macho, prefieren decirle vaca porque es más popular, hace más entretenido su sobrenombre y bueno, a Albert no le molesta.

Asha Sanctuary

Lo que a Albert sí le molesta es si no juegan con él.

Su juego favorito es las escondidas en el bosque. Se emociona mucho cuando Murphy juega con él, al igual que un perro lo haría, como puedes ver en este video:

«De hecho, él estaba tratando de atraparme y yo estaba escondida detrás de los árboles. Es nuestro juego de las escondidas».

 

Asha Sanctuary

¿Qué es eso? ¡es un pájaro! ¡es un avión! no, ¡es Super Vaca!

Albert tiene su propia página de facebook en la que puedes seguir sus aventuras.

Puede interesarte