Por Teresa Hechem
29 mayo, 2015

Los doctores prolongaron su vida para que el pequeño pudiera vivir. 

Karla Perez tenía 22 semanas de embarazo cuando cayó en coma. Lamentablemente, desde pequeña sufría de artritis reumatoide. Esta enfermedad ocurre a menudo en más de una articulación y puede afectar cualquiera de éstas. Las personas con esta enfermedad pueden sentir malestar y cansancio.

A raíz de este diagnóstico, los doctores siempre le dijeron que para ella sería difícil tener hijos. Pero, no tuvo problemas con su primera hija, Génesis. Al parecer, esta vez fue mucho para ella:

httpv://youtu.be/JZQ2sQ5a8qM

Cuando Karla llegó al hospital, era evidente que había sufrido un derrame cerebral y que la recuperación no era una posibilidad. Su familia le pidió a los doctores que prolongaran su vida lo suficiente como para que el pequeño viviera. Los esfuerzos tuvieron resultado, porque al día 54 de haber estado en coma, nació Ángel y su madre falleció.

Los doctores han dicho que él no tiene ningún problema de salud, y que la única máquina conectada a su cuerpo es la sonda que lo alimenta.

enhanced-32125-1430683244-7
Methodist Health System

Angel nació el 4 de abril y su madre murió dos días después. Su nacimiento exitoso fue motivo de alegría, pero también se sintió un gran pesar debido a la muerte de la joven.

enhanced-11631-1430682142-1
Methodist Health System

Luego del parto, su abuela, la madre de Karla, lo sostuvo en sus brazos:

enhanced-15207-1430682719-5
Methodist Health System

Una pena por la joven chica, que no podrá ver a su pequeño crecer, pero aún así, un consuelo enorme saber que él podrá crecer fuerte y sano…

Puede interesarte