Por Elena Cortés
25 octubre, 2016

Hasta este momento solamente se sabía que los agujeros succionan.

Llegando a una década como en la que estamos no ha habido muchos avances en los estudios de los agujeros negros. Lo único que se sabía era que estos poseían una fuerza gravitatoria tan poderosa que nada podía escapar de ellos, incluso la luz se veía “difuminada” en la atracción de su núcleo… hasta que recientemente, la ciencia dio un giro de 180º.

La NASA acaba de revelarle al mundo que captaron un momento nunca antes visto en los agujeros negros.

A pesar de que no se ha podido recaudar mucha información sobre estos, la NASA captó algo expulsándose del interior de uno de ellos… Sí, no succionándolo, sino “dejándolo ir”.

hole1-2
NASA

Los encargados de dar esta información fueron dos telescopios de la agencia espacial, incluido el NuSTAR…

Así dieron prueba del momento exacto en que un pulso masivo de Rayos-X, salía del interior del agujero negro supermasivo “Markarian 335”.

Para resumirlo: La energía no salió directamente del centro del fenómeno cósmico, sino que se comenzó a formar desde la corona hacía el centro para después ser expulsado por este. Algo que de todas formas rompe con el paradigma de los agujeros negros.

bh_wip_v14-678x381-2
NASA

Dan Wilkins, científico de la Universidad Saint Mary, dijo que esto ayudará al personal de la NASA a comprender mejor la naturaleza de estos cuerpos celestes.

Además, podrán establecer cómo es que le dan “poder” a algunos de los objetos más luminosos del universo.

Puede interesarte