Por Felipe Carmona
13 mayo, 2016

Estoy seguro que ninguno de los asistentes olvidará ese día.

Todos tenemos varios días que, por un motivo u otro, marcan nuestras vidas. Y uno de ellos, sin duda alguna, es el día de tu boda. Por eso es lógico que te esmeres por hacer que tus seres queridos estén cerca y hagan que esa ocasión sea tan perfecta como siempre la imaginaste.

Emily Steffen
Emily Steffen

La boda de Shannon y Dave fue encantadora por muchas razones, pero fue una de ellas la que se llevó los ojos de todos los invitados.

Emily Steffen
Emily Steffen

La ocasión celebró la unión de la pareja y reunió a sus familias en el Centro Natural Norskedalen, en una celebración de tono casual pero llena de amor, acompañada del paisaje de Coon Valley, en Wisconsin. Pero, entre toda esa belleza, lo que más cautivó a todos fue el vestido de la novia que, además de ser hermoso, se volvió parte importante de la historia familiar.

La linda prenda fue heredada de su abuela, Carol, que lo usó en su propio matrimonio, hace 60 años.

Emily Steffen
Emily Steffen

Emily Steffen
Emily Steffen

De un bello y sobrio color marfil, el vestido representa todo lo clásico de la década del 50′ y que, como todo lo mejor de la moda, siempre estará vigente.

Emily Steffen
Emily Steffen

Emily Steffen
Emily Steffen

En la fiesta también estaba la madre de Shannon que no pudo ocultar la alegría y el orgullo que sintió por su hija aquel día.

Emily Steffen
Emily Steffen

Emily Steffen
Emily Steffen

Y ellas no fueron las únicas mujeres de la familia en la fiesta. También asistió la pequeña hija de los novios que, sin poder hablar, se robó el corazón de todos… y también la pista de baile.

Emily Steffen
Emily Steffen

Emily Steffen
Emily Steffen

Así, llegaron a reunirse cuatro generaciones de mujeres alrededor de una de las ocasiones más importantes que vivirán, y junto a un vestido que significa mucho más que tela e hilos.

Emily Steffen
Emily Steffen
Emily Steffen
Emily Steffen

Puede interesarte