Por Gillian Armstrong
5 abril, 2017

Un grano de arena puede significar mucho más de lo que piensas.

La solidaridad es una recompensa mutua. Cuando ayudas a alguien de una u otra forma, la retribución de hacer algo por el otro es una satisfacción que te hace sentir que estás aportando a tener una sociedad basada en el amor y en la empatía. Si todos nos pusiéramos en el lugar del otro, el mundo sería distinto.

Y este chico lo hizo aportando su grano de arena en ayudar a este anciano que vendía dulces en una calle de Jalisco, México, comprándole toda su mercancía y dejándole además una buena propina para que se fuera a descansar.

El tierno abrazo que se dan estas personas totalmente desconocidas no tiene nombre. La emoción que siente este hombre es realmente conmovedora, tanto así que pareciese como si estuviese ganando un premio millonario, pero en realidad sólo es un monto que lo ayudará a estar un día tranquilo en su hogar.

La suerte no siempre es tan mala, y el trabajo duro trae recompensas.

Sería muy beneficioso para todos adoptar en nuestras vidas este ejemplo de solidaridad. Gastando nuestro dinero en pequeños emprendedores, como este anciano, aportamos mucho más que comprando en las grandes tiendas que reciben millonarias ganancias. 

Sé como este chico y ayuda con un grano de arena a formar una sociedad mejor para tu futuro y el de tus hijos. 

 

Puede interesarte