Por Rafael Herrera
14 marzo, 2015

Cuando llegan a casa, lo único que encuentran es un mueble con un computador.

En Japón, este tipo de situaciones es cada vez más común. Son empleados temporales, cuyos sueldos no cubren, en ningún caso, un departamento propio. Por lo tanto, pagan por las horas correspondientes de internet, lo que les da derecho a un cubículo y a utilizar el baño. Escucha los testimonios de estos personajes y comprenderás cómo la vida los llevó a tomar esta insólita decisión:

httpv://youtu.be/cgmtLdvfrkg

Son historias como estas las que nos dan nuevas perspectivas y nos enseñan a agradecer lo que tenemos. La vida va más allá de trabajar sin descansar, mira este video y revalora tu día a día.

¿Podrías vivir en un cyber café?

Original

Puede interesarte