Por Ignacio Mardones
18 mayo, 2015
Zeynep Yapay

Si tomas consciencia de esto, también podrías ahorrar dinero. 

El agua embotellada parece ser una compra segura, ecológica y saludable, pero resulta que no es ninguna de esas cosas. En este video, Annie Leonard explica que mucha del agua embotellada en realidad es menos limpia que el agua que podríamos tomar del grifo. Además, las encuestas señalaron que la mayoría de la gente prefiere el sabor de esta última. La información es reveladora, ya que no tiene sentido pagar por un producto que no tiene ningún beneficio real, siendo que puedes consumir algo mejor pagando infinitamente menos:

*Recuerda activar los subtítulos en español.

httpv://youtu.be/Se12y9hSOM0

Resulta que todo es un gran negocio para las compañías que venden agua embotellada. Incluso algunas de ellas envasan nada más que agua de grifo mínimamente filtrada; no viene de los bosques, ni del caribe, sino que de su propia ciudad. Si uno compara los precios, el asunto se vuelve realmente irrisorio, porque en algunas ocasiones uno termina pagando el doble o más. La estrategia que han usado los comerciantes ha sido la de denigrar el agua que uno puede tomar en cualquier lado: la hacen ver como algo sucio y peligroso, tratando de infundir miedo.

El video además señala que los efectos medioambientales de consumir agua embotellada son nefastos. Porque los recipientes utilizados son de un plástico que podría evitarse si simplemente tomáramos agua del grifo. El reciclaje no es de mucha ayuda, sólo el 20% de las botellas son recicladas y esto no es significativo, ya que son llevadas a la India para ser transformadas en otros productos plásticos de baja calidad que al final también terminan en un vertedero.

Está muy claro lo que hay que dejar de hacer…

Puede interesarte