Por Ignacia Godoy
21 noviembre, 2016

A veces tenemos que tener cuidado con lo que deseamos.

Los niños siempre nos sorprenden con las cosas que hace. Son curiosos, divertidos y disfrutan de la vida quizás con más libertad que un adulto lo haría. Pero a veces desean cosas que no entienden mucho. Solo porque lo ven en otra persona o solo porque lo quieren y ya está. Mejor no te acerques a este gorila niño…

Por esa inmediatez y ser un poco testarudos, se encuentran con reacciones que no eran las que esperaban. Por ejemplo esta pequeña. Estaba en el borde de un puerto y vio a un barco de carga. Pensó: claro, los barcos tienen bocinas igual que los autos. Por qué no pedirle que la toque. Será divertido.

Mmm la verdad es que esta niña no sabía cómo son realmente las bocinas de los barcos porque se llevó una gran sorpresa…

Pobre, corrió despavorida como si no hubiese un mañana. Apuesto a que la parte del video que no nos muestran es la pequeña corriendo a los brazos de su mamá. Bien mala que fue a todo esto, porque la incentivó bastante a que siguiera pidiéndole el sonido al barco.

Bueno, quizás solo quería reírse un poco. Ahora esta niña sabe que no tiene que meterse con alguien solo un POCO más grande que ella.

Puede interesarte