Por Francesca Cassinelli
9 septiembre, 2016

Un estudio relaciona directamente el tiempo que tarda “criar” a un bebé con su inteligencia.

Si lo dicen los especialistas, debe ser verdad. Un estudio de la Universidad de Rochester, en Estados Unidos, concluyó que la razón por la que los seres humanos somos comparativamente más inteligentes que otras especies recae en que los bebés humanos no lo son. Así, sin rodeos. ¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo.

La investigación “Inteligencia extraordinaria y el cuidado de infantes” fue publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, en Estados Unidos, y postula que mientras más tiempo le toma a una cría (en este caso bebé) alcanzar la adultez, más inteligente es al final del proceso.

¿No ven? Hasta este estudio plantea que las cosas buenas cuestan trabajo y tiempo.

El análisis fue llevado a cabo por los especialistas en desarrollo cognitivo Steven Piantadosi y Celeste Kidd, y plantea que la selección natural ha llevado a que los bebés humanos nacen con un cerebro grande, pero poco desarrollado. 

Eso permite que su tiempo de lactancia y de crianza en general sea mayor, exigiéndole inteligencia a sus padres.

Los esfuerzos y tiempo invertidos en el niño aumentan, a su vez, la inteligencia de los adultos humanos.

 

La investigación se publicó el 23 de mayo de 2016 y va en línea con investigaciones posteriores que indican que mientras más tardan los animales en tener independencia de sus padres, más inteligentes son.

Puede interesarte