Por Paulina Flores
13 enero, 2016

Los astrónomos podrían escuchar el universo por primera vez.

En 1916, Einstein afirmó que la geometría del espacio-tiempo no era plana sino curva y que dicha curvatura sería percibida por los campos gravitatorios. Un siglo después, la comunidad científica especializada en ondas gravitacionales espera expectante los resultados del experimento LIGO, que podrían demostrar la última predicción del científico alemán.

El físico teórico Lawrence Krauss, anunció por medio de Twitter, que las ondas gravitacionales habrían sido captadas por primera vez por el experimento LIGO, en EE UU. El científico no forma parte del mega proyecto de física y su anuncio no es oficial, sin embargo, la comunidad científica lleva meses esperando el anuncio del que podría ser el hallazgo más importante en física. 

Hasta ahora, nuestra única guía en el cosmos ha sido la luz. Si LIGO logra captar las ondas de gravedad, los astrónomos podrían escuchar el universo por primera vez, sumando un nuevo sentido a su observación.

Las ondas gravitacionales se generan por por fenómenos violentos del universo, por ejemplo la colisión de dos agujeros negros. Como estos eventos sucedían demasiado lejos, las ondas producidas eran indetectables en la Tierra. 

LIGO, es una tela de araña de tecnología punta. Sus hilos son de luz láser dos detectores separados por más de 3.000 kilómetros, uno en el estado de Washington y otro en Luisiana.Si las ondas gravitacionales atraviesan la zona de observación, el haz de luz modificaría ligeramente su posición, lo que permitiría detectarlas. Desde septiembre del 2015 que el experimento comenzó a tomar datos después de una importante renovación para aumentar su sensibilidad.

“Estos detectores […] son tan sensibles que pueden captar un choque de agujeros negros a 1.000 millones de años luz de la Tierra, es decir, un décimo de la distancia hasta el límite del universo observable. Si tenemos suerte, captaremos algo en la primera búsqueda”.

-Kip Thorne, experto en agujeros negros y uno de los padres de LIGO-

El anuncio de Krauss evidencia la sensación general de la comunidad científica, pero por ahora no es más que un rumor. Recoger, revisar, analizar e interpretar los datos de LIGO puede llevar hasta 6 meses. No nos queda más que esperar.

Puede interesarte