Por Ghalia Naim
3 noviembre, 2016

Con amistades así, para qué enemigos.

Muchas veces le abrimos la puerta de nuestra casa a personas que no conocemos bien del todo, y aunque parece una locura que alguien nos visite solo para hacernos daño, es más común de lo que se cree. Kimberly Jamieson dejó que una amiga de la familia se quedara una noche en casa, y el terror la envolvió cuando al otro día se dio cuenta de que su pequeño bebé no estaba en la cuna. Tequila Matekohi-Samuels lo había secuestrado.

Kimberly es madre de dos niños, Kylah de dos años y Konan de ocho meses, ella y Tequila tenían mucho tiempo sin verse pero seguían siendo buenas amigas, así que cuando esta apreció repentinamente por su casa fue toda una alegría. Tequila le comentó que estaba embarazada y había tenido un problema camino a la ciudad, por lo que Kimberly dejó que pasara la noche en su casa.

3101569200000578-3437099-image-a-11_1454967584862
NZHerald

Durante todo el día, hizo demasiadas preguntas sobre el bebé y parecía algo obsesionada con el tema, pero Kim pensó que se trataba de un reflejo de embarazada primeriza.

«Incluso me preguntó si mi esposo dormía mucho o si tenía el sueño pesado».

310156a200000578-3437099-tequila_caroline_matekohi_samuels_leaves_hamilton_district_court-a-4_1455004783130
NZHerald

En la noche, Kim notó que su amiga se paró en varias ocasiones a ver al bebé, y al otro día se fue muy apresurada. Luego, cuando fue  a darle de comer a su hijo no lo vio por ningún lado y justamente regresó Tequila alegando que había olvidado algo. Avisaron a la policicía sobre el secuestro de Konan y alguien lo había encontrado y llevado. Lo que sucedió, fue que Tequila secuestró al niño y lo dejó con otra amiga quien, al sospechar, decidió llevar al pequeño a las autoridades.

Tequila fue condenada a prisión por secuestro y también declarada con desequilibrio mental, ya que repetía estar embarazada.

30fe7b1e00000578-3437099-konan_pictured_with_his_dad_harley_was_snatched_from_his_cot_by_-m-15_1454967652362
Medavia

«No puedo creer que entró a mi casa y se llevó a mi hijo sin que nos dieramos cuenta. Todo ese tiempo actuó como inocente. No sé cómo se supone que iba a funcionar su plan, espero que reciba la ayuda que necesita».

30fe7b4900000578-3437099-image-m-24_1454968756076
Medavia

Caracas vemos, corazones no sabemos; pero en este caso «locura no sabemos».

Puede interesarte