Por Paulina Flores
15 enero, 2016

“Mi hijo está llegando a la pubertad. Solíamos abrazarnos todo el tiempo, pero esos días son cada vez más escasos”.

La diseñadora textil Marieke Voorsluijs, dirige la tienda Club Geluk  que vende divertidos y poco comunes objetos tejidos como trozos de carne, teléfonos y relojes. Es fanáticas del punto cruz, pero con su último proyecto fue demasiado lejos: tejió una versión en tamaño natural de uno de sus dos hijos.

I am a professional knitter and together with my colleague Barbara we knit weird things for our brand Club Geluk. We…

Posted by Club Geluk on Monday, January 11, 2016

La madre contó que lo que la motivó a tejer un gemelo de su hijo, fue que la distancia que el original había tomado desde que entró en la adolescencia.

“Mi hijo está llegando a la pubertad. Solíamos abrazarnos todo el tiempo, pero esos días son cada vez más escasos”

-Marieke Voorsluijs-

Madre e hijo viven en Amsterdam e idearon juntos el proyecto para tomarse con un poco de humor la nueva etapa familiar por la que están pasando.

12509574_1068034616582769_3812721829741508695_n
Facebook

El diseño del muñeco es sorprendente, pero también un poco aterrador, ¿no?

12471417_1068034643249433_4230620511352914960_o
Facebook

Se puede parar por si mismo y hasta tiene gorra y audífonos, pero también parece un psicópata con máscara salido de tu peor pesadilla.

9
Facebook

Puede interesarte