Por Francesca Cassinelli
29 septiembre, 2016

“Disculpa por pensar que le hacías a las metanfetaminas y a la cocaína, y a la marihuana, y a la heroína”.

¿Te gusta revisar tus recuerdos de Facebook en la herramienta “Un día como hoy”? Pues hace poco una tuitera se encontró con el recuerdo de la vez que su mamá pensó que ella consumía marihuana, metanfetaminas, cocaína, heroína y barbitúricos. Ahhhhhh, qué lindos momentos de la adolescencia, esos que no se podrán recuperar.

Rachel Gelmis publicó en su cuenta de Twitter la captura de pantalla del momento, explicando que todo ocurrió por un error de su escuela, que la acusó de consumir todos los productos que podían analizar a través de un examen de drogas.

La joven publicó hace cuatro años el siguiente mensaje:

“La semana pasada me hicieron una prueba de drogas en Pinnacle. Era la primera vez que me hacían una prueba de drogas, y yo sabía que estaba limpia, por supuesto. Sin embargo, cuando los resultados llegaron me dijeron que tenía rastros de THC, cocaína, heroína, metanfetaminas, benzos y barbitúricos en mi sistema. Yo sabía que esto no era verdad. Mi mamá, por el otro lado, lo creyó”.

Foto: Rachel Gelmis.
Foto: Rachel Gelmis.

Unas horas después la escuela contactó a mi mamá y le dijeron que habían leído mal el examen y yo marcaba negativo para todas estas sustancias. Como disculpas hice que mi querida madre me hiciera un pastel. Está perdonada. Fin”

-Rachel Gelmis, en su Facebook-

Fue el pastel de su mamá lo que hizo viral esta historia, ya que con una cuidada letra hecha de glaseado escribió una disculpa para su hija:

captura-de-pantalla-2016-09-27-a-las-11-54-34-a-m
Foto: Rachel Gelmis.

“Disculpa por pensar que le hacías a las metanfetaminas y a la cocaína, y a la marihuana, y a la heroína”. 

Rachel contó que durante el breve espacio de tiempo antes de que la escuela llamara para corregir la información, su mamá tuvo un quiebre emocional y comenzó a buscar recintos de rehabilitación para ayudarla.

“Todavía no he tenido ningún tipo de disculpa por parte de la escuela. Los administradores me dejaron completamente sola”.

-Rachel Gelmis a EliteDaily-

Si esto demuestra algo es que un pastel siempre es una excelente forma de pedir disculpas, especialmente si está personalizado.

Puede interesarte