Por Camila Cáceres
3 noviembre, 2016

“Ahh, mira, Angel aún está viva y sudando. Tu hijo, por el otro lado, ya ni respira. Me gustaría poder sostener la cámara quieta”.

Christian Clark estaba peleando con su pareja, Andrew Price Jr., a través de mensajes de texto en que amenazaba a sus hijos con horribles líneas como “tus niños no están seguros no los quiero aquí… Respóndeme o iré a la cárcel por ser un peligro a menores” y “los voy a matar”— todo seguido de alegres emojis que pusieron los pelos de punta a los oficiales de Pensylvannia — hasta que Clark, de 21 años, le envió el video de sus hijos acostados boca abajo en la cama, en el que se la oía decir:

“Ahh, mira, Angel aún está viva y sudando. Tu hijo, por el otro lado, ya ni respira. Me gustaría poder sostener la cámara quieta”.

Price le envió un último mensaje: “Envíalo a la policía ponlo en fb ya no me importa arruinaste mi vida

39feecda00000578-0-image-a-62_1478120629013
The Daily Mail

El niño fue encontrado aturdido y sin respiración en la casa de McKeesport, pero murió pocas horas más tarde. La niña, que también había sido asfixiada, se recuperó en el hospital.

39feecce00000578-0-image-a-63_1478120633673
The Daily Mail

Clark admitió haber asesinado al niño y fue arrestada bajo cargos que incluyen homicidio criminal.

Su último mensaje leía: “Estoy llamando [a la ambulancia] … perdona hacer esto te juro por dios que no quería”.

No se descarta el uso de drogas, pero el caso está aún en curso.

 Pobres niños.

Puede interesarte