Por Pablo Román
13 junio, 2017

Tuvo que grabarlo en video para que ella le creyera.

Ernestina Núñez es conserje en una escuela en el estado de Florida, Estados Unidos,  y todos los días tiene que caminar 1 kilómetro para llegar a su lugar de trabajo. Todo parece normal en ella, pero cargaba con una pena que solía contar a sus conocidos.

10News

A sus 33 años, esta mujer soportó el dolor luego de que su hijo, Daniel, tomara la decisión de suicidarse, debido a una TEPT o Síndrome de Trastorno por estrés postraumático.

Por esta razón, Ernestina desarrolló una depresión que terminó con toda su fe y ganas de vivir.

 

10News

Richard Newberry, un mecánico de la zona, la veía pasar siempre cargada de bolsas, pero sólo habló con ella luego de que Ernestina tuviera un colapso nervioso frente a su tienda.

“Vamos a comenzar la navidad antes”, le dijo Richard y la llevó al estacionamiento para regalarle algo insólito. 

Entre llantos y sollozos, Ernestina no pudo creer que el acto que acababan de realizar, pero Richard no se rindió y decidió grabarlo todo para ganar su confianza.

La acción de Richard es un claro ejemplo de que aún existen personas buenas y tú ¿Qué opinas?