Por Francesca Cassinelli
23 agosto, 2016

Su delicado estado de salud las tuvo al borde de la muerte por semanas, ¡pero superaron todos los obstáculos!

Cuando Claire y su esposo Jason supieron que esperaban gemelas, Claire tenía 12 semanas de embarazo y ningún antecedente similar en la familia. «Hace años un psíquico me dijo que tendría gemelos (…) Era algo con lo que bromeaba, así que fue un shock cuando descubrí que los tendría», relata Claire.

La pareja, que vive en Cheshire en Reino Unido, esperó con paciencia y amor la llegada de sus pequeñas, pero en la semana 23 Claire tuvo síntomas de una infección urinaria y un dolor suave de espalda.

Rápidamente entró en labores de parto y sus doctores no pudieron hacer nada para evitarlo.

«Estaba en shock cuando comencé el parto. Un doctor me dijo que las niñas solo tenían un 10% de posibilidades de sobrevivir y me preguntó si quería que las resucitaran o no».

-Claire, al Mirror-

Claire y su esposo dijeron que sí, esperando que las niñas nacieran sanas.

PEOPLE-PROD-Rylea 2
Featureworld

Cuando las pequeñas nacieron, solo vieron un destello de ellas antes de que los doctores las llevaran a una sala de cuidados especiales.

Rylea y Robyn eran tan pequeñas que sus manos eran del tamaño de la punta de los dedos de sus padres.

PEOPLE-PROD-Rylea-1 2
Featureworld

«Eran tan pequeñas que Jason y yo no las sostuvimos por un mes. Durante ese tiempo Rylea perdió más peso. En un momento era demasiado pequeña como para que los doctores la movieran de su incubadora».

-Claire-

Las niñas se quedaron en el hospital, y los padres fueron enviados a su hogar. Durante esos días Claire y Jason apenas podían dormir. «Cada teléfono que sonaba, nosotros pensábamos que eran malas noticias», recuerdan.

Las niñas atravesaron diversos problemas, Rylea bajaba de peso y Robyn batalló con una sepsis y con un colapso de sus sistema respiratorio. Milagrosamente, ambas sobrevivieron y tras algunos meses comenzaron a ganar resistencia.

PEOPLE-PROD-Rylea-and-Robyn 2
Featureworld

«Los doctores creen que crecerán sanas. Hace cuatro semanas ambas comenzaron a sonreír. Están llegando a sus hitos del crecimiento normalmente, tratando de sentarse y frecuentemente se ríen».

-Claire-

Hoy las gemelas pesan alrededor de 4,5 kg, y sus padres están orgullosos de ellas. Embobados.

«La gente dice que son como pequeñas muñecas. Pero están creciendo rápido y no esperamos que se mantengan así por mucho tiempo».

-Claire-

PEOPLE-PROD-Rylea-and-Robyn-1 2
Featureworld

¿No son hermosas? ¡Y unas luchadoras!

Puede interesarte