Por Teresa Hechem
24 julio, 2015

¡Te puedes obsesionar con este juego!

Ingress es un juego de realidad virtual aumentada creado por Google. En él, tomamos parte de una guerra entre dos bandos por el control de puntos estratégicos en todas partes del mundo. Su historia trata del descubrimiento de una fuente de energía denominada “materia exótica”, la que dividió a la población en dos grupos: los “Iluminados” y la ‘Resistencia’. Tras elegir tu equipo, debes encontrar y capturar “portales” emisores de materia exótica que pueden ser neutros, o pertenecer a tus aliados o enemigos. Observa este video: 

httpv://youtu.be/JFbq1o_8Gec

El juego utiliza el GPS del teléfono, por lo que te obliga a ir físicamente a determinados hitos de una ciudad donde usualmente se encuentran estos portales, como la Basílica del Salvador en Santiago de Chile o el Panteón Nacional de los Héroes en Asunción. Al capturar estos portales, se pueden extraer recursos para continuar jugando, o enlazarlos a otros portales para capturar un territorio.

650_1200

Ingress

Parece una idea sencilla pero a medida que avanzas en el juego ves cómo se complica ya que van apareciendo batallas entre los dos bandos, estrategias para mantener los puntos e incluso quedadas entre “agentes” para asegurar un punto clave en la ciudad. Ingress tiene una gran comunidad afiliada al juego, y podría acabar siendo tu nueva obsesión, si eres de los que se enganchan fácilmente con cualquier juego.

650_1200-1

Ingress

Las comunidades en torno a Ingress se forman rápidamente, y dependiendo del barrio donde están jugando, es común terminar en un encuentro en torno a unas cervezas para hacer más grato el proceso de quitarse territorio. Sin embargo, el momento de mayor temor ante la masificación del juego consistiría en que también se exponen a que cualquier persona con intereses deshonestos sepa dónde dan vueltas frecuentemente personas jugando Ingress con sus modernos teléfonos.

650_1200-2

Ingress

¿Cómo Ingress cambia tu vida? Ingress te enfrenta a preguntas extrañas como por ejemplo, ¿por qué queremos acercarnos tanto a ese edificio, si desde aquí se ve mejor? Y desde luego para verlo hay que mirar arriba, no a la pantalla. Algunos usuarios dicen que si juegas puede que cambies tu ruta para ir al trabajo para visitar un par de portales que hay de camino, que buscarás baterías y cargadores portátiles de batería para tu móvil, que dejarás un momento el coche en segunda fila para estar más cerca de un portal y recoger objetos, volverás cada cierto tiempo a ese monumento al que hasta ahora nunca habías ido, entre otras cosas…

Suena un poco loco, ¿te animas a jugar? 

Puede interesarte