Por Elena Cortés
29 julio, 2016

«No, esto es estúpido, ya no quiero nada, las odio».

Siendo la hermana mayor, cuando supe que mi mamá estaba en la dulce espera nuevamente, deseaba como toda pequeña de 6 años que fuera una niña con la que pudiera hacer de todo. Incluso ya me imaginaba heredándole mis vestidos y haciéndole trenzas en el cabello. Cuando me revelaron que sería un hermoso niño, al inicio hice mi berrinche pero cuando vi su inocente y dulce cara, me enamoré por completo con el hecho de ser la hermana mayor de Alejandro. Por eso, cuando vi este tiernísimo vídeo de un niño que queda totalmente desilusionado y furioso al enterarse que nuevamente tendría una hermana, definitivamente entendí su enojo inicial. Seguramente hoy en día, es el primero en estar junto a su hermanita en todo momento.

Como es de costumbre, estos padres decidieron revelarse a su hijo y dos hijas qué sexo sería el bebé en camino, a través de un delicioso pastel. La idea era que partieran un pedazo y si por dentro era azul sería niño y rosado para niña.

Inicialmente, le preguntaron al pequeño, el hijo mayor y único hijo varón, qué es lo que quisiera que fuera a lo que él muy seguro decía «será niño, quiero que sea niño». Sus hermanitas se encontraban más neutrales.

Una vez que partieron la torta y se dieron con la sorpresa de que el pastel era de color rosado, todos se alegraron. Claro, todos menos el pequeño quien rápidamente comenzó un drama total, llorando y gritando que no quería que fuera niña. Expresaba que estaba cansando de que haya puras niñas en la familia.

Él quería un hermanito niño… y la verdad es que es comprensible, criarse con 3 hermanas mujeres debe de ser una experiencia totalmente distinta.

httpv://youtu.be/GQze3bXh3-w

Seguramente hoy en día, este pequeño ya ni recuerda el mal momento y disfruta al 100% de la tiernísima compañía de su hermana menor.

Puede interesarte