Por Simona Villela
18 Junio, 2014

Dejar a una mascota dentro de un coche detenido para bajarse a la tienda cercana puede ser un error que lamentarás. El efecto que producen las ventanillas del automóvil pueden aumentar las temperaturas impresionantemente en el interior, poniendo en aprietos a cualquier ser vivo. Espero que si no lo sabías tomes conciencia y le evitemos un mal día a tu perro… o su último.

Original: Por DrErnieWard