Por Francisco Armanet
11 mayo, 2016

Además de no poder caminar, había algo muy importante que le faltaba

Rachel Chapman fue conocida por todo el mundo tras sufrir un terrible accidente en su propia despedida de soltera. Una de sus amigas la empujó a la piscina provocándole una discapacidad en ambas piernas, y aquel día ella dejó de caminar. Sin embargo, nunca renunció a la idea de salir adelante y seguir con su vida. Su esposo, Chris, la acompañó y se casaron pocos meses después.

“No la culpo por lo que ocurrió”, dice refiriéndose a su amiga. “Todos habíamos empujado a alguien a la piscina y era un juego. Me he preocupado más por su tranquilidad que por la mía. Sin embargo, siempre sentí que faltaba algo, necesitaba llenar un vacío que no podía identificar”, agrega. 

“Con Cris estuvimos un año casados, hasta que descubrí qué era lo que me faltaba y, entonces, decidimos tener un hijo. Era exactamente eso lo que quería,  y así fue como pocos meses después nació mi pequeña Kaylee”.

-Rachel a Today.com-

mujers

La niña celebró su primer cumpleaños el pasado 26 de abril de 2016, confirmando que el sueño de su madre estaba más que cumplido. Lo impresionante es cómo fue que Kaylee aprendió a caminar. 

Un día, mientras Rachel trabajaba en su casa, la pequeña se acercó gateando y se detuvo justo bajo ella, en el piso. Fue ahí cuando nació la emocionante idea de que usara la silla para apoyarse mientras aprendía.

silla

Hoy, Kaylee  sabe caminar, de alguna u otra manera, gracias a la discapacidad de su madre, y tanto Chris como Rachel aseguran que no podrían ser más felices.

“Más allá del amor. Kaylee tiene un techo bajo el cual dormir, y comida para alimentarse todos los días. Es completamente normal, y no podríamos pedir más”.

-Rachel-

No te pierdas el video que muestra el mágico momento en que Kaylee aprende a caminar.

httpv://youtu.be/m8XxFzS233g

Puede interesarte