Por Lolita Cuevas-Avendaño
11 noviembre, 2016

La familia fue advertida de que la bebé moriría inevitablemente al nacer.

La primera noticia que sorprendió y alegró a mamá Charlotte y a papá Will fue que estaban esperando dos bebés en lugar de uno. Poco tiempo después, esa felicidad se opacó cuando una de las gemelas fue diagnosticada con encefalocele, es decir, su cerebro había crecido fuera de su cráneo. Los médicos advirtieron a la familia que probablemente moriría apenas naciera.

Mamá Charlotte y papá Will se negaron a renunciar a la esperanza y se aferraron a ella.

3a42d39d00000578-3926808-doctors_didn_t_expect_the_surgery_to_be_a_success_and_her_parent-a-19_1478859622062-2
Fuente

Al día siguiente del nacimiento de la bebé Aniyah Todd, los médicos lo intervinieron quirúrgicamente al verse obligados a retirar la mayor parte de su tejido cerebral, en una operación para salvarla.

Mamá y papá, ambos de 20 años, con residencia en Liverpool, Inglaterra, recibieron la recomendación de preparar los cuidados paliativos (en casa) y esperar el momento para darle una muerte digna a su pequeña bebé. Pero la esperanza y la unión lograron lo impensable.

3a42d4f300000578-3926808-image-m-2_1478859017726-2
Fuente

Aniyah fue muy fuerte y no se dio por vencida. Tanto, que tan sólo seis días después de haber nacido, fue dada de alta y pudo reunirse por primera vez con su gemela Sophia.

Increíblemente, la valiente Aniyah acaba de cumplir 4 meses de edad,  lo que significa que desafió a todos los pronósticos médicos, que indicaban que tal vez no nacería, debido a la gravedad de su malformación. Y si lo hacía, probablemente moriría muy pronto.

3a42d4fb00000578-3926808-image-a-23_1478859819212-2
Fuente

Charlotte Youds reconoce que fue muy difícil saber que el cerebro de su bebé había desaparecido. Además fue muy cruda la incertidumbre de no saber si viviría o no, y si nacía, cuánto tiempo estaría entre sus brazos.

Cuando nació, mamá y papá lo tomaron con amor, y se despidieron de él. Ninguno de los pronósticos favorecía.

3a42d50700000578-3926808-image-a-20_1478859675646-2
Fuente

Después de una hora después de su nacimiento, todos estaban sorprendidos de que la bebé estaba respondiendo bien a toda asistencia y tratamiento que estaba recibiendo.

Lo que siguió fueron incansables visitas a distintos médicos y hospitales, pero la familia nunca perdió la esperanza de que bebé Aniyah estaría bien. Ahora puede levantar la cabeza y mira atenta a su alrededor. Sonríe y ríe y adora escuchar música.

3a42d51700000578-3926808-image-a-17_1478859451632-2
Fuente
3a42d53700000578-3926808-she_can_breathe_on_her_own_despite_doctors_thinking_she_would_be-a-22_1478859733740-2
Fuente

A veces, los bebés nos dan poderosas lecciones de valentía y amor.

Puede interesarte