Por Ronit Rosenberg
4 octubre, 2019

Le dijeron que había que sacrificarla, pero ella se negó. Ahora es una gatita sana y muy feliz.

Una mujer, Gina, de Memphis, Tennessee, encontró a una pequeña gatita abandonada en su jardín. En vez de caminar, la gata se estaba arrastrando. A Gina le llamó la atención y la levantó. Apenas la vio, se dio cuenta que algo extraño tenía en sus patas.

«Sus patitas estaban deformes. Las tenía al revés y muy duras», narró Anna, la hija de Gina, a Love Meow.

Gina inmediatamente llevó a la gatita a un refugio de animales cercano para conseguir ayuda, pero le dijeron que lo mejor era sacrificarla. Ella se negó terminantemente a eso y se llevó de regreso a la gatita a casa.

Una vez en casa, le tomó unas fotografías y las publicó en las redes sociales para ver si alguien le podía decir qué malformación tenía la pequeña y cómo podía ayudarla a sanar.

Recibió respuestas de una comunidad de ayuda y rescate animal, y ayudaron a llevarla a su primera cita con un veterinario. Allí le dijeron que había nacido con una deformación en sus patas traseras, pero que aparte de eso, estaba sana.

Decidida a ayudarla, Gina comenzó a buscar a un cirujano ortopédico animal y adoptó a la pequeña Mercy. Así fue como consiguió una cita con un especialista veterinario. Le dijo que requeriría de cirugía para corregir su malformación pero cuando fuese más grande, porque aún pesa muy poco.

Pero Gina no dejaría que se quedara sin poder caminar, entonces comenzó a ayudarla con terapia. Poco a poco la hacía caminar y la ayudó con algunos movimientos que le fueron aconsejados para que las patitas no se deformaran aún más.

«Definitivamente aún le queda un largo camino, pero estamos ansiosos de poder ayudarla a mejorar por completo», dijo el especialista.

La pequeñita ya puede desplazarse caminando y aunque todavía le cuesta, está llena de energía y ganas de salir adelante. Además, tiene a un gran compañero; el perrito Yorkshire que Gina tenía desde antes de Mercy.

Ambos se adecuaron muy bien a la presencia de otros, y son inseparables. Definitivamente a la gatita le cambió la vida gracias al amor y dedicación de esta mujer con un gran corazón y sensibilidad por los animales.

Puede interesarte