Por Teresa Hechem
13 julio, 2015

Cuando le dijeron que no podía participar, decidió luchar para que eso no siguiera sucediendo.

Cash Cayen, de tan solo 9 años, vio un anuncio de un programa de robótica que ofrecía la biblioteca de Ontario, Canadá (Timmins Public Library) y decidió que quería participar. Sin embargo, un miembro del equipo le dijo que no podía asistir al evento porque era una niña. Le explicó que las sesiones eran solo para hombres de entre 9 y 12 años. 

[jwplayer player=»2″ mediaid=»74770″]

Su madre, Caroline Martel, le preguntó si su hija podía hablar con su jefa y ella accedió. Cuando se juntaron, la encargada le dijo que durante las vacaciones de verano las habilidades académicas y literarias de los hombres no mejoraban, y es por eso que el programa era ofrecido solo para hombres. 

559d53d51a00005c0024bf98

Cash Cayen

Tras la conversación, la pequeña decidió responder a este rechazo con una petición a través del sitio web Change.org. La chica ha recibido el apoyo de más de 34 mil personas, y de acuerdo a una actualización de la página, Cash incluso tenía planes para juntarse con el alcalde de la ciudad. Definitivamente la chica ha decidido hacerlo público para que se tome conciencia y esto no vuelva a ocurrirle a otras chicas. 

Y su determinación valió la pena. La biblioteca emitió una declaración sobre el malentendido clarificando que ahora la sesión sería ofrecida para todos los niños interesados:

Cash triunfó con su lucha personal y recibió mucho apoyo y cartas de chicas de todo el mundo que le contaban historias similares.  Por lo tanto, solo podemos decir…

¡Bien por Cash y todas las niñas que han sido discriminadas por su género!

Puede interesarte