Por César Ruiz
2 Junio, 2016

“No tocar”.

Los niños pueden parecer inofensivos, pero seamos honestos, tienen la capacidad de destruir todo lo que esté a su paso y de alterarnos rápidamente. Para muestra basta este ejemplo, donde un niño chino de 5 años que deshizo en segundos una estructura de lego con costo de 15 mil dólares y que había tardado varios días en armarse.

La escultura de más de un metro y medio era una réplica del zorro Nick Wilde, personaje en Zootopia -la última película animada de Disney- y acababa de haber sido puesta en exposición.

La estatua tenía frente a ella un letrero que decía ¡NO TOCAR!

Weibo
Weibo

Pero cuando llegó el niño… ¡Quedó así!

Weibo
Weibo

Los padres del menor ofrecieron pagar por los daños, pero el artista Zhao reconoció que “el niño no tuvo la intención” de dejarla hecha pedazos.

La escultura consistía de miles de piezas de Lego que formaba parte de una exposición en Wanda Plaza, uno de los muchos centros comerciales de Wang Jianlin, el hombre más rico de China.

Y más que con el niño, Zhao quedó particularmente disgustado con el hecho que se hubiera desbaratado tan fácilmente. Él subió una serie de fotos a su cuenta de Weibo -el Twitter chino- en donde mostraba el antes y después, además del proceso de construcción.

Weibo
Weibo
Weibo
Weibo
Weibo
Weibo

“Me tomó un gran esfuerzo construir la estatua, especialmente los ojos. Los tuve que alterar varias veces”.

-Zhao-

Yo sólo puedo decir:

¿Tú qué hubieras hecho en vez del artista?