Por Ignacio Mardones
3 julio, 2015

Si todos hicieran lo mismo, este sería un mundo mejor. 

La mayoría de la gente cuando está de cumpleaños espera que los otros le den obsequios. Sin embargo, este padre con su hija lo celebran de manera diferente: ellos no se quedaron con los brazos extendidos esperando esos regalos, sino que salieron a las calles de la ciudad a hacer feliz a personas desconocidas. En su camino fueron dejando sorpresas para cualquiera que pasara. Sus 39 actos de bondad son muy variados, ya que hicieron desde ayuda ecológica y donaciones hasta hermosos gestos, como por ejemplo el haber dejado un tarro de monedas en puente para que la gente pidiera deseos:

httpv://youtu.be/TcarS1p-adY

Ambos nacieron en mayo, el número 39 lo eligieron porque es la suma de sus edades. Además hay que mencionar que para cumplir su meta estuvieron alrededor de 2 semanas trabajando sin descanso.

¿Harías lo mismo?

Puede interesarte