Por Ghalia Naim
22 agosto, 2016

La situación comienza a salirse de control y la discriminación aumenta.

La crisis de los refugiados se hace cada vez más difícil de sobrellevar en todos los aspectos, y comienzan a aumentar las actitudes xenófobas por toda Europa. Muestra de ello fue la propuesta realizada por uno de los miembros del parlamento europeo en Hungría (Model European Parliament MEP) como parte de la solución al problema. Según Gyorgy Schopflin, miembro del Partido Demócrata Cristiano Europeo para el MEP, la mejor idea para ahuyentar a los refugiados de Hungría y Europa en general es colgar cabezas de cerdos en las cercas fronterizas.

«Usar la imagen humana para esto podría ser haram*… de modo que que las cabezas de cerdos serían mucho más efectivas» mencionó en twiter.

(*Haram: significa sagrado, prohibido o bajo el poder moral de Dios).

Andrew Stroehlein, representante de Human Rights Watch en Hungría calificó de neo-Nazi las palabras del parlamentario, sin embargo, el señor Schopflin no se disculpó.

Esta crisis se extiende por occidente y, a pesar de las reacciones discriminatorias, también existen diversas iniciativas a favor de los refugiados que no son más que víctimas de las guerras y conflictos políticos en los que la misma Europa mantiene intereses. Por su parte, Noruega y Alemania son algunos de los países que más han brindado ayuda. 

0,,19102414_303,00
DW

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La situación es complicada y sin importar lo nacionalistas y orgullosos que podamos estar de nuestra cultura o país, todos somos ciudadanos del mundo. La mayoría somos descendientes de algún inmigrante.

Esperamos sigan aumentando las iniciativas en pro del bienestar de estas personas.

Puede interesarte