Por Camila Cáceres
7 octubre, 2016

¿Y cómo quedó? ¡IMPECABLE!

Lucy Ashen, madre de 3 de Londres, Inglaterra, había sido vecina de la anciana por 21 años, pero nunca había prestado atención a su situación hasta que prácticamente se tropezó con ella. Y es que un día la mujer mayor se quedó atrapada fuera de su casa. Lucy abrió una de sus ventanas para que entrara por fuera, pero al ver el interior no podía creerlo: Una gruesa capa de mugre cubría los pocos muebles a la vista en el diminuto apartamento, ¡y habían feces por todas partes!

sala
SWNS
14264207_1753695988237523_1640065047699770904_n-600x799-2
SWNS

Fue tal el shock que Lucy decidió inmediatamente ayudar a su vecina y se puso a limpiar.

Contactó gente en línea con el objetivo de pedir ayuda y fondos para apoyar a esta mujer que claramente lo necesitaba.

cocina
SWNS
14238240_1753695841570871_8479888219843343033_n-600x931-2
SWNS

Dedicó alrededor de 60 horas en total para que el chiquero…

pieza1
SWNS
3920cee000000578-3824791-image-a-88_1475750781165
SWNS

… volviera a ser un hogar.

captura-de-pantalla-2016-10-07-a-las-10-15-21-a-m
SWNS
pieza2
SWNS

Pasó 10 días en total con su hija de 14 años, Ruby, tirando la basura y acompañando a la anciana, que resultó tener limitadas movilidad y capacidades por su avanzada edad.

comida
SWNS

También reparó una televisión que llevaba cuatro años rota y estaba funcionando en un idioma extranjero.

“Cuando vi el apartamento me puse furiosa. Esta mujer no tiene como defenderse o pedir ayuda. No tiene a nadie, ni las capacidades mentales para saber qué necesita. Lo bueno es que no haya sido algo más grande que no pudiésemos manejar, pero trae a la luz el tema de la salud mental y el aislamiento de los adultos mayores”.

– Lucy Ashen al Daily Mail.-

Lo más sorprendente y triste que descubrieron es que la mujer estaba en tales condiciones mentales que no se había lavado en 13 años.

¡Y nadie en el edificio se había dado cuenta!

39291a0800000578-3824791-image-a-24_1475754480453
Facebook

Actualmente, Lucy y otros voluntarios se encuentran renovando el apartamento de la mujer a la que afectuosamente llaman «mi dama» y han abierto una página de Facebook llamada «Mi Dama y Yo« donde cuentan la historia y piden ayuda de quienes puedan ofrecerla. La anciana, cuentan, ha tenido un cambio radical y ahora se comunica mejor, cuenta historias de su vida y ha recuperado fuerzas para vivir feliz sus últimos años.

¡Todavía queda gente buena en este mundo!

Puede interesarte