Por Lolita Cuevas-Avendaño
14 noviembre, 2016

El pequeño tiene sólo 7 años.

Además de las consultas, terapias y medicinas que nos receta el médico, hay una forma aún más reconfortante para sobrellevar los tratamientos médicos y recibir cuidados ante una enfermedad. Muchas familias están dispuestas a probar métodos alternativos, que van más allá de la química, para brindar un momento reconfortante a sus enfermos.

Cualquier método que haga una diferencia positiva en la vida de un enfermo, es bienvenido.

captura-de-pantalla-2016-11-14-a-las-3-27-55-p-m

Uno de estos métodos es la inclusión de animales domésticos de terapia. Difícilmente habrá algo más relajante y tranquilizador que un maullido, un cuerpo tibio y peludo y un momento de cariños y atenciones.

captura-de-pantalla-2016-11-14-a-las-3-28-04-p-m

captura-de-pantalla-2016-11-14-a-las-3-27-41-p-m

Algunos hospitales reciben con frecuencia a perros de terapia para que lleven amor, esperanza, valor y consuelo a los pacientes que pueden llegar a pensar que todo está perdido. Los niños y sus familiares sienten casi de inmediato los beneficios de estar a su lado.

Abril Rock es la madre de Jonah, un niño de 7 años de edad que se encuentra en la unidad de cuidados intensivos pediátricos.

captura-de-pantalla-2016-11-14-a-las-3-28-21-p-m

captura-de-pantalla-2016-11-14-a-las-3-28-49-p-m

El pequeño pocas veces se comunica y los días y noches son un martirio constante. Pero cuando recibió la visita de Finn, un perro de terapia, Jonah expresó «perro» y su madre no pudo contener la emoción que la llevó hasta las lágrimas.

El video demuestra que pocas cosas son más reconfortantes que tener a un perro cerca.

¿Estás de acuerdo que el amor de los animales también cura?

Puede interesarte