Por Pamela Silva
9 Junio, 2017

Se sintió tan mal que creó una fundación para militares veteranos.

La realeza británica es la realeza de todos nosotros seres republicanos que carecemos de una. Y por supuesto, todos tenemos un príncipe favorito. El mío es Harry, porque ¿lo han visto? ¿Cómo baila? ¿Cómo se ríe? Es perfecto, simpático y se gana mi corazoncito con cada cosa que hace.

Y como todos en la realeza, Harry es parte de las Fuerzas Armadas de su país. Ahí vivió duras experiencias durante sus distintas misiones, pero siempre tuvo clara su responsabilidad. Hasta que pasó lo peor.

Mientras Harry servía de forma secreta en Afganistán como parte del Ejército Británico, fue forzado a abandonar la misión porque la prensa reveló su locación.

“No podía quedarme más con mis soldados, porque los habría puesto en un grave riesgo. Fue una decisión sobre la que no tuve control, pero la culpa de tener que dejar a mis chicos atrás fue algo muy difícil de superar, como toda persona que haya estado en servicio entenderá”.

-Príncipe Harry.

La culpa que sintió al dejar su cargo fue tan grande, durante un discurso en Australia reveló que esto lo motivó a crear “Invictus Games”, un evento internacional donde veteranos de guerra heridos o enfermos se reúnen para competir en variados deportes. Algo así como una olimpiada de veteranos de guerra. 

Harry busca demostrar que siempre se puede superar la adversidad, si se tiene la voluntad para hacerlo. Definitivamente, su carácter amable y preocupado por los otros fue heredado de su madre, la Princesa Diana.

Además, durante el discurso también rindió tributo a las víctimas de los atentados que han azotado a Inglaterra, demostrando que no sólo su abuela se preocupa por los ciudadanos, sino que toda la familia Real. 

Parece ridículo que después de lo que ocurrió con su madre, la prensa siga interviniendo en la vida de estos jóvenes e impidiéndoles cumplir con sus labores como corresponde ¿No creen?.

 

Te puede interesar