Por Francisco Armanet
20 mayo, 2016

Lo más importante es colocar la barbilla en la posición correcta.

Cuando una persona pierde la consciencia, el resto de las personas pierde la razón. Es sabido que hay medidas específicas a adoptar cuando se produce una situación de riesgo, sin embargo, según estudios de la ADC (Archivo de enfermedades de infancia) menos del 50 % de las personas que están alrededor del afectado saben qué hacer y cómo reaccionar. Ahora bien, cuando es un niño el que pierde la conciencia, la situación se vuelve mucho más delicada y los adultos siempre entran en pánico.

Los doctores señalan que si los adultos supieran qué hacer ante un evento de emergencia, los ingresos hospitalarios se reducirían a la mitad. 

«En el cincuenta por ciento de las ocasiones, las medidas de auxilio sólo empeoran la gravedad del paciente», dice Luigi Titomanlio, coautor del estudio y especialista de Emergencias Pediátricas en el Hospital Robert Debré de París

Te dejamos con los principales errores y la mejor medida de auxilio.

Las equivocaciones más frecuentes son agitar, bofetear, y arrojarle agua al niño. Estas tres reacciones no hacen más que agravar la condición del paciente. No sólo no tienen utilidad, sino que además empeoran la situación.

MEDIDA EFICIENTE

Posición de recuperación.

thinkstock
thinkstock

Préstale atención a la imagen y lee detenidamente los pasos a seguir. La llamada «posición de recuperación» podría salvarle la vida a uno de tus seres queridos. 

  1. Con la persona acostada sobre su espalda, arrodíllate a su lado en el suelo. Sitúa el brazo más cercano a ti en un ángulo recto a su cuerpo, con la mano hacia arriba, y coloca la otra mano debajo de la cabeza, de manera que la palma de su mano esté tocando su mejilla.
  2. Flecta la rodilla más alejada de ti en un ángulo recto.
  3. Con cuidado, gira la persona hacia un lado, tirando de la rodilla flectada. El brazo superior debe estar sosteniendo la cabeza.
  4. Inclina suavemente su cabeza hacía atrás y levántale la barbilla, eso es clave pues así despejas las vías respiratorias. Comprueba que nada esté bloqueándolas y permanece con la persona hasta que llegue ayuda.

Fuente: ACD

Recuerda siempre esta información y nunca caigas en los errores comunes que cometemos cuando entramos en pánico.

¡Esperamos te haya servido!

Puede interesarte