Por Felipe Carmona
7 abril, 2016

«Les dije que no, que no necesitaba esa basura. Ahora, si podría retroceder el tiempo, definitivamente me vacunaría hasta 10 veces».

Cuando te conviertes en padre, tus ojos sólo van en una dirección y ésa es tu hijo y sobre todo cuando es el primero. Por eso, es bastante lógico que busques tener todos los cuidados posibles con tu recién nacido y, muchas veces, ello conlleva dudar de medicamentos como las vacunas. Así hizo Cormit Avital, esta madre primeriza que cuenta su horrible vivencia.

Hoy, cuenta su experiencia para advertir a quienes piensan como ella acerca de las vacunas.

Esta madre australiana contó su historia en un video que la autoridad de salud local publicó en su cuenta en Facebook, explicando cómo se contagió de una tos ferina que superó fácilmente pero que, sin saberlo, se la ‘heredó’ a la recién nacida Eva.

La pequeña Eva lleva 4 semanas padeciendo esta tos y está en Cuidados Intensivos desde hace 3.

La madre describe su embarazo como uno muy saludable. Comió sano, hizo ejercicios y no tuvo complicaciones que le permitieran imaginar la pesadilla que vive hoy junto a su pequeña ya que, a veces, la tos de Eva le impide respirar, poniéndola roja, azul y hasta negra, haciendo que Cormit haya llegado a pensar que la bebé ha muerto.

A las 28 semanas de embarazo, le ofrecieron la vacuna para evitar estas patologías, pero Cormit la rechazó por considerarse ‘orgánica y saludable’.

«Les dije que no, que no necesitaba esa basura».

Northcentralhealthdistrict.org
Northcentralhealthdistrict.org

Ahora, Cormit está muy arrepentida de su decisión y advierte a otros padres que piensan como solía hacerlo ella en el video que ya vieron más de 450 mil personas y que tú puedes ver a continuación.

httpv://youtu.be/k59L_0bGho4

Puede interesarte