Por Felipe Carmona
8 abril, 2016

Puede parecer irrelevante, pero es mucho más importante de lo que creías.

Viajar siempre es interesante por un montón de razones y el modo más seguro de hacerlo, es volando. Eso ha hecho que, durante el año, millones de personas se suban a un avión para ir de un lugar a otro. Pero, dentro de todo el protocolo que lleva este tipo de viajes, hay un procedimiento cuya razón seguramente desconocías.

Al despegar y aterrizar, las azafatas se aseguran de que cada ‘cortina’ esté abierta permitiendo ver hacia afuera.

El motivo se debe 100% a la seguridad y, aunque creas que poder mirar hacia el exterior no es más seguro, el medio Tech Insider conversó con una tripulante de vuelo que explicó la importancia de mantener buena visibilidad del entorno.

Si hay una emergencia, tenemos que ser capaces de mirar por la ventana para evaluar las condiciones externas. Si hay escombros, fuego, agua o el bloqueo de la ventana, no vamos a utilizar esa salida y vamos a dirigir a las personas en otros lugares.”

“Puede parecer una cosa pequeña, pero en caso de emergencia, cada segundo cuenta. Usted no quiere tener que luchar con una cortina cuando se está tratando de evacuar de manera segura un avión en 90 segundos”.

Aunque la posibilidad de que tu vuelo se accidente es incluso menor a una en un millón, la petición con respecto a las cortinas guarda bastante lógica y no es algo que alguien debiera obviar o ignorar. Así que procura seguir las instrucciones la próxima vez que te subas a un avión.

Nunca sabes cuándo puedas ser parte de un accidente. Mejor vivir seguro.

Puede interesarte