Por Fernanda Peña
1 junio, 2017

“Buscábamos barcos fantasmas y los encontramos”.

Los míticos titanes del mar que aparecen y desaparecen sin dejar rastro son muy mencionados en las películas y cuentos de piratas, pero ¿existirán realmente? Un aventurero belga que se hace llamar Mr. C y que tiene una página de Facebook llamada La vie en C, decidió llamar a su equipo, tomar su kit de supervivencia e ir en busca de barcos fantasmas por toda Bélgica y hasta donde fuera necesario.

Su búsqueda tuvo un hito importante después de días de recorrido. Mejor que hallar barcos fantasmas, lo que parece haber hallado Mr. C es un cementerio de buques en total decadencia. Estos gigantes anclados parecen haber sido dejados allí para hundirse poco a poco, lejos de los espectadores. Aunque no fueron invisibles ante los ojos de este equipo curioso.

Por si la gente no lo creía, el equipo de La vie en C iba dispuesto a documentar toda la experiencia. Estas son algunas de las fotos más impactantes.

 

1. La primera impresión que tuvieron fue: “Estos barcos son ¡ENORMES!”

La vie en C

Al parecer pertenecieron a alguna artillería militar. Pero no era nada parecido a los buques que vemos en un desfile, eran algo completamente descomunal.


2. El equipo comenzó a preparase para echar un vistazo más de cerca…

La vie en C

3. Detrás de aquél barco, habían decenas más

La vie en C

4. Los barcos estaban abandonados y literalmente ni un alma se paseaba por esa zona. Parecía el escenario perfecto para grabar un documental…

La vie en C

Y bueno, algo de eso tuvieron en mente. Este el video que subieron a Youtube:


5. Estos gigantes estaban consumidos por el óxido y el excremento de ave

La vie en C

6. Y los aventureros tardaron un poco en encontrar la manera viable de alcanzar el interior de algún buque

La vie en C

7. Tan solo aprecien el tamaño

La vie en C

8. Si esta foto no despierta tu alma aventurera, no sé qué lo hará

La vie en C

9. ¡Fascinante!

La vie en C

10. ¿Cómo aguantarse las ganas de caminar por allí?

La vie en C

11. Mr. C

La vie en C

12. Algunas habitaciones al interior lucían realmente tenebrosas

La vie en C

13. Y así lucía el centro de control

La vie en C

¿Qué te parecieron las fotos de esta aventura?

 

Te puede interesar