Por Francisco Armanet
22 junio, 2016

La situación para Quaden se había hecho tan insostenible, que el tema pasó a ser tabú en su familia. Era muy doloroso para el pequeño y ya apenas quería salir de su casa.

Los animales son uno de los regalos más lindos que la naturaleza le dio al ser humano. Son fieles compañeros y tremendos amigos. Ahora bien, si llevamos esta maravillosa realidad a los perros, todo se vuelve aún más poderoso, no por nada son llamados el mejor amigo del hombre. Les han hecho estatuas, han protagonizado películas y, más importante todavía, nos cambian la vida diariamente. Si no estás de acuerdo, pregúntale a Quaden, un adorable niño de 5 años que, producto de la crueldad de esta sociedad competitiva, llevaba años siendo víctima del bullying que sus compañeros de escuela le hacían. Tiene enanismo, un trastorno del crecimiento que no le permitirá desarrollarse físicamente al igual que el resto de las personas.

La situación para Quaden se había hecho tan insostenible, que el tema pasó a ser tabú en su familia. Era muy doloroso para el pequeño y ya apenas quería salir de su casa. Comenzó a faltar al colegio y perdió contacto con muchos otros niños. Las cosas empeoraban con los días y los padres de Quaden estaban desesperados, entonces, llegó un verdadero súper héroe. Lo trajeron sus padres.

YARRAKA BAYLES
YARRAKA BAYLES

Se llama Buddy y es un perro raza Shih Tzu que también tiene un tipo de enanismo llamado Acondroplasia. Desde que Quaden lo conoció, ambos se hicieron inseparables.

dog-dwarfisn-quaden-bayles-today-160531-05_ae80f5831cb98ce3eca6156f438c2fe1.today-inline-large
YARRAKA BAYLES

Juegan, pasean juntos, y se acompañan en todo momento. 

«Hoy Quaden acepta orgullosamente que tiene enanismo, porque Buddy, su perro, le ha dado una buena razón para saber que eso es genial», dice Yarraka Bayles, su madre.

«Mi perro tiene enanismo, igual que yo», dice el pequeño y los padres aseguran que es primera vez en sus 5 años de vida que menciona la palabra. Ellos tienen prohibido decirla.

YARRAKA BAYLES
YARRAKA BAYLES

«Buddy hace que todos estemos felices. Ha devuelto mucha de la alegría que perdimos cuando murió mi padre», menciona Yarraka haciendo alusión al fallecimiento que también hizo sufrir mucho a Quaden.

YARRAKA BAYLES
YARRAKA BAYLES

Quaden estaba inmerso en una profunda depresión. Los otros niños de su edad se burlaban de él y, en algunas ocasiones, también lo hacían los adultos. Por eso es que lo que Buddy ha logrado es maravilloso. Hoy Quaden es un niño feliz. 

YARRAKA BAYLES
YARRAKA BAYLES

Quaden ha sido operado más de 8 veces, pero en el hospital han acordado aceptar el ingreso de su perro. 

Y claro, ¿Por qué negar el ingreso del mejor amigo del hombre a un hospital?

Puede interesarte