Por Ghalia Naim
15 noviembre, 2016

Tuvo que esconderse para escapar de sus abusos.

Muchas veces cuando rechazamos la propuesta de alguien para salir, terminamos aceptando por la insistencia o simplemente las cosas quedan frías, pero jamás imaginamos que terminaríamos siendo víctimas de acoso. Es increíble cómo no podemos controlar que una persona se obsesione con nosotros y llene nuestro día a día de paranoia.Una joven de Inglaterra tuvo que esconderse con su hijo después de haber sido acosada durante meses por su vecino, y todo como consecuencia de haber rechazado una invitación para salir.

Sarah Perrett, de 26 años, se mudó junto a su pequeño hijo a un tranquilo vecindario de Halifax, Inglaterra. Todo iba de maravilla, hasta que uno de sus vecinos la invito a salir y en reiteradas oportunidades se negó.

ad_225950984-e1479120653141
MetroUk

Joshua Bentley, de 25 años, no pudo tolerar el rotundo «no» como respuesta, y comenzó una terrible campaña de espionaje, acusaciones y mensajes abusivos contra Sarah y su familia.

joshuabentley2-700x700
Facebook

Ella trató de evitarlo, pero el hombre se acercaba a su casa para gritarle obscenidades como «escoria» y «prostituta». Además, comenzó a correr el rumor por todo el vecindario de que ella mantenía una relación incestuosa con su padre. El conflicto real golpeó su puerta cuando Bently sustituyó su identidad en un grupo contra delincuentes sexuales en Facebook, y aseguró que era una prostituta. Esta situación, llegó a la policía y fue cuando por fin tomaron cartas en el asunto.

«Fue tanto el acoso, que tuvimos que escondernos. Las mentiras de Josh realmente me enfermaron del estómago, y es muy vergonzoso que haya tenido que romper con mi vida, familia y vecinos para mantenerme lejos», señaló Sarah.

joshua-bentley-700x700
Facebook

Josh recibió una orden de alejamiento, pero igual siguió su acoso a través de las redes sociales. Finalmente, después de meses de horribles mensajes, fue condenado por acoso.

Sarah dice estar más tranquila, pero teme que al terminar la condena siga la pesadilla.

¿Te ha pasado algo parecido?

Puede interesarte