Por Ignacio Mardones
7 septiembre, 2015

Un día como cualquier otro de una madre soltera. 

La vida de una madre está llena de felicidades, alegrías y satisfacciones, pero también de trabajo duro y problemas cotidianos. El caso de esta mujer ejemplifica a la perfección la idea anterior. Y es que ella tiene que hacer malabares para cumplir con sus obligaciones, ayudar a los demás y mantener a su familia. Este cortometraje difundido por una organización mormona te hará pensar y valorar más el bien que haces al resto:

httpv://youtu.be/6Hp_pJTNUr8

¿Qué te pareció?

Puede interesarte