Por Juan David Montes
22 agosto, 2016

Aunque terminó en el sexto lugar…

La participación de Caster Semenya en los Juegos Olímpicos ha sido el eje de una discusión en torno a su condición intersexual. Se había predicho que el debate se encendería de nuevo en el caso de que Semenya obtuviera el oro. Y así ocurrió. Con un tiempo de 1 minuto y 55 segundos, la deportista se coronó en el podio como la mejor.

jIXNGcHF 2
Patrick Smith / Getty Images

Mientras tanto, Lynsey Sharp, representante del Reino Unido, lamentó llegar de sexta y lloró durante una entrevista con BBC:

“He tratado de evadir este inconveniente todo el año”.

“El público puede ver cuán difícil es con el cambio de regla pero todo lo que podemos hacer es dar lo mejor de nosotras”.

semenya4 2
Reuters

Sharp se refiere a la suspensión de la regla implementada por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, en inglés) con respecto a las deportistas que presentan hiperandrogenismo; es decir, aquellas mujeres que cuentan con una cantidad de andrógenos superior a la media femenina.

La IAAF exigió que las atletas intersexuales se sometieran a un tratamiento que redujera su producción de testosterona pero después de una apelación presentada por la deportista india Dutee Chand, el Tribunal de Arbitraje Deportivo suspendió esta medida hasta julio de 2017.

UNXJ6Tjs 2
Ezra Shaw / Getty Images

Bajo estas condiciones, la supuesta ventaja de Semenya habría facilitado su victoria en la carrera que dejó a Sharp en el sexto lugar.

Sin embargo, la conversación en Internet se enfocó en el hecho de que Sharp ni siquiera estuvo entre las tres más rápidas.

“Lynsey Sharp necesita aceptar que no hay hormona en el mundo que corrija el hecho de que ella simplemente es lenta”.

Es una opinión general que la forma como Semenya ha sido tratada es una vergüenza para el deporte y el escrutinio sobre su sexualidad recuerda la ocasión en la que las competidoras del Campeonato Europeo de Atletismo de 1966 tuvieron que desfilar desnudas ante tres ginecólogos.

Por su parte, Joanna Jozwik, la polaca que obtuvo el quinto lugar, se unió a la opinión de Sharp al mencionar que para vencer a Semenya tendría que “inyectarse testosterona”.

Te puede interesar