Por Ignacio Mardones
28 agosto, 2015

Los niños son más vulnerables de lo que creemos.

En este experimento social un tipo demuestra lo fácil que puede ser raptar a un niño. Lo que hizo fue conseguir un camión de helados para demostrar que basta con atraerlos con algo que les guste para que sigan órdenes. Uno tras otro los niños fueron subiendo al camión cuando él los invitaba. Sólo una niña se negó a hacer lo que le decía, por eso ella recibió un helado gratis. Esto puede servir como advertencia para los padres, ya que hay peligros que no se toman en cuenta, pero en realidad son muy serios:

httpv://youtu.be/X9-q2zsPj7I

¿Tomas precauciones con tus hijos?

Puede interesarte