Por Alvaro Valenzuela
11 marzo, 2016

«Nunca había tenido tanto miedo en la vida».

¿Pasarías voluntariamente una noche en prisión? Creo que yo por nada del mundo lo haría. Sin embargo, siete hombres y mujeres decidieron hacerlo y no estuvieron uno, sino 60 días en el sistema penitenciario de Estados Unidos. Esto fue parte de un documental del canal A&E llamado «60 días» que cuenta la experiencia de individuos comunes en una cárcel del estado de Indiana por 2 meses.

Los voluntarios, ninguno de los cuales tenía antecedentes penales, fueron culpados de cargos inexistentes y asumieron identidades falsas durante sus estadía en la cárcel del Condado de Clark en Jeffersonville. Se les dio una pequeña remuneración para compensar el no trabajar y vivieron entre la población común de 500 reclusos sin que ni los funcionarios de la prisión u otros presos supieran de su secreto.

El documental fue una creación del Sheriff del Condado de Clark Jamey Noel, que dijo que necesitaba gente de afuera para darle una mirada honesta de lo que es la vida tras las rejas:

«La única manera de entender realmente lo que estaba pasando en la cárcel era hacer que participantes inocentes entren en el sistema para proporcionar inteligencia imparcial de primera mano. Estos valientes voluntarios ayudaron a identificar los temas críticos dentro de nuestro sistema, cosas que agentes encubiertos no habrían sido capaces de encontrar».

Aparte de señalar los problemas sistemáticos, los participantes proporcionaron a Noel detalles claves acerca de las dinámicas sociales que rigen la vida cotidiana de los internos dijo este a Business Insider. Por ejemplo se descubrió una estricta jerarquía en el uso de los baños de parte de los presos. Y generalmente los «nuevos» debían entregar comida o artículos conseguidos en prisión para tener acceso a este servicio básico.

 «Incluso gente que ha estado en las correccionales por más de 20 años no había oído hablar de eso»

Por ejemplo en una chocante escena se ve a dos internos pelear por un plato de patatas fritas:

«La lucha tuvo una causa y efecto obvio. Ricky se suponía que debía darle sus croquetas de patata (hash browns) a Cody. No le dio sus hash browns a Cody. Le dieron una paliza por ello».

-Zac, uno de los participantes del programa y ex marine-

En esta foto se puede ver a Zac (izquierda) e Isaiah (derecha), dos participantes encubiertos del programa, sentados con un grupo de presos.

A&E
A&E

Otro participante, un ama de casa llamada Bárbara, dijo a Business Insider que los nuevos reclusos son especialmente vulnerables:

«Al entrar en la cárcel, eres un preso y es tu primera vez, los otros internos automáticamente toman ventaja de ti. Pueden sentirlo. Me robaron cosas. Había problemas para tomar una ducha, tratar de dormir y dónde dormir».

En el transcurso de dos meses los participantes declararon que experimentaron violencia y acoso sexual de parte de sus compañeros de prisión y fueron testigos de consumo de drogas y ofertas entre internos. Alrededor del 80% de la población de la cárcel estaban allí por cargos relacionados con drogas, según Noel.

Los participantes también confirmaron a Noel una sospecha que tenía hace mucho tiempo: algunos internos eran detenidos a propósito pues podían conseguir drogas más baratas en la cárcel que en la calle.

Otro participante, Maryum Ali, la hija mayor del gran boxeador Muhammad Ali, dijo que la experiencia fue terrible

«Nunca había tenido tanto miedo en la vida»

Al final de sus dos meses, Ali dijo a Noel que la cárcel necesitaba de mejores servicios en el tratamiento de drogas lo que llevó a la creación de un programa de Narcóticos Anónimos para los internos. Además, según un representante de A&E, varios funcionarios de prisiones fueron despedidos como resultado de acontecimientos presenciados por los participantes.

El experimento de Noel ya ha provocado al menos un arresto. Utilizando la información obtenida desde el programa encubierto, se arrestó a una mujer que intentó introducir drogas en la cárcel, según señalaron diarios locales y confirmó el mismo Noel.

La idea de este Sheriff es limpiar la imagen de las prisión que tiene una imagen muy corrupta. A&E pagó 60 mil dólares a la cárcel para hacer la serie según contó Noel a Business Insider. El dinero sería invertido en una mejor formación para los guardias, un sistema de cámara actualizado, y un escáner corporal para la cárcel.

Mira un trailer del documental de A&E:

httpv://youtu.be/tLhd5vUfhiM

¿Qué opinas sobre este show de televisión?

Puede interesarte