Por Camila Cáceres
11 noviembre, 2016

No juzgues a un libro por su cubierta.

No puedo imaginar lo estresante que debe ser llegar a la corte y que te avisen que tu abogado, al que ya conocías y en quién confiabas, no va a llegar porque se ha enfermado. Seas inocente o no, estar frente a un juez no es un juego. Ya tienes mil escenarios en la cabeza donde todo termina mal. Imagínate entonces, que llega el reemplazo de tu abogado y no luce… exactamente… como esperabas.

El usuario Lambokeem descubrió que su nueva abogada tenía un tatuaje facial bajo su ojo, cosa que, es verdad, relacionamos más con pandilleros que con defensores públicos.

“MI ABOGADO ESTÁ ENFERMO Y SU REEMPLAZO TIENE UN TATUAJE EN LA CARA COMO GUCCI… VOY A LA CÁRCEL”.

Ya venía desesperanzado el pobre. Hay que entender que estar allí y que te digan que tu abogado se enfermó ya supera los nervios del más frío.

“me estoy riendo Keem!!!!”

“NO ME PUEDO INVENTAR ESTAS COSAS risa”

Mucha gente, eso sí, no fue tan comprensiva de sus prejuicios punto de vista.

“te das cuentas de que estabas a punto de acabar en prisión y te defendía una abogada malparada que estás juzgando en base a sus tatuajes?”

“Si vas a hablar mal de una mujer que estudió por 8 años para mantener tu culo lejos de la cárcel, quizá tú deberías ser juzgado por cómo te ves”.

Y la verdad es que resultó que Keem no tenía absolutamente nada de que preocuparse.

“MI ABOGADO ESTÁ ENFERMO Y SU REEMPLAZO TIENE UN TATUAJE EN LA CARA COMO GUCCI… VOY A LA CÁRCEL”.

“pasaste por la cárcel, amigo?”

“Nope, no hice ni un día en la cárcel”.

Siento a Keem le faltó lógica. Si una mujer llegó a estar parada frente a juez como un oficial de la ley con un tatuaje en la cara, es OBVIO que debe ser algún tipo de superheroína.

¿Qué te parece?

Puede interesarte