Por Javiera Irarrázaval
20 septiembre, 2016

Los médicos le recomendaron a sus padres interrumpir el embarazo.

Cuando Ruth y Paul supieron que esperaban a su cuarto hijo, jamás pensaron lo que pasaría. Tal como lo explica The Mirror Ella tenía 20 semanas de gestación, cuando descubrieron que su bebé venía con dos trastornos cerebrales severos: holoprosencefalia e hidrocefalia. Fue por estas dos malformaciones congénitas que los médicos les recomendaron interrumpir el embarazo; ellos se negaron y decidieron continuar hasta el final.

La bebe llamada Lydia Rankin nació en mayo del 2011, su cabeza pesaba 11 libras y era del tamaño de la de un adulto. Los médicos pensaron que no sobreviviría al parto, pero la pequeña niña desafió a la ciencia…

PA Real Life
PA Real Life

A sus padres, Ruth (41) y Paul (42) les dijeron que probablemente la bebé viviría solo unas semanas.

PA Real Life
PA Real Life

Pero ella luchó por vivir, ha tenido más de 40 cirugías para quitar el líquido alojado en su cerebro. Tenía solo 6 semanas de vida cuando entró a pabellón por primera vez.

PA Real Life
PA Real Life

Lydia se alimenta a través de un tubo y debe tomar seis medicamentos distintos tres veces al día. La familia ha estado recaudando fondos para comprar un bipedestador que sirve para enderezar su cabeza mientras duerme, y ella no tenga que estar siempre en una silla de ruedas.

PA Real Life
PA Real Life
Gofundme
Gofundme

A pesar que le diagnosticaron epilepsia y ha comenzado a sufrir convulsiones, hoy con 5 años sigue luchando y amando la vida. Le encanta sonreír y las películas de Disney.

Si quieres ayudar, lo puedes hacer donando en https://www.gofundme.com/9wcr6gc4

La historia completa de este pequeño milagro, a continuación…

httpv://youtu.be/iwuMj9wj2x4

¿Has conocido historias como esta?

Puede interesarte