Por Elena Cortés
21 octubre, 2016

“Si no me hubiese ido de la casa, capaz sería yo una menos”.

Bien dicen que caras vemos, corazones no sabemos. Recientemente, Chile se unió a la marcha de #NiUnaMenos contra la violencia de la mujer y los abusos que sufre este sexo. Entre miles de personas con carteles y palabras escritas en el pecho, un hombre llamo rápidamente la atención por lo que expresaban sus palabras en medio de un acontecimiento así.

Sí, por un momento nos maravilló a todas porque pensábamos que un hombre así es el que vale la pena para hacer la diferencia en este mundo de injusticias.

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-9-09-33-a-m
Twitter

Su cartel se viralizó tan rápido que no solamente fue llamado “el cartel más ingenioso de la marcha”, sino que también llegó a muchos medios internacionales. Al parecer, todo iba como viento en popa, hasta que Francesca Palma se enteró de la “fama” que se había creado su ex, Felipe Garrido y decidió mostrar la verdadera cara del personaje querido.

Todo comenzó cuando tenían 15 años, ambos se enamoraron en las bellas épocas del colegio. A los 19 quedó en la dulce espera.

12119083_10206657619873508_3405849417364304216_n-2
Facebook

Aunque pensaba que todo saldría bien, Francesca se quedó a cargo de los costos de su embarazo junto a su familia. La excusa de Felipe era que “no podía dejar de estudiar” (ok, igual puedes trabajar). Y cuando decidieron vivir juntos, la decisión no mejoró para nada… empeoró y se desató un infierno.

Primero vivieron en casa de la chica y después fueron a un departamento.

13925073_10208711824907350_1501058129971173164_n-2
Facebook

“Siempre nos cortaban la luz. La persona que nos ayudaba a cuidar a la niña atestigua todo esto. Ahí empezaron las peleas, porque yo ya estaba aburrida de mantenerlo, que no trabajara. Una vez me tiró un plato y me rompió el tendón, tengo una cicatriz en el pie. Llegamos a la Clínica y él me pidió que no le contara al doctor que me atendió para que no se fuera detenido. Me arrepiento mucho de haberle hecho caso”

-Francesca a El desconcierto-

Pero, ese no es el único horrendo que tuvo que vivir Francesca. Una vez, relató, que ya se habían separado pero vivían juntos porque ella quería darle un hogar constituido a su pequeñita. Le pidió que ya no durmiera con la niña y él no solo le dio una cachetada, sino que se autoinflingió heridas y llamo a la policía (Carabineros en Chile).

Por si eso fuera poco, Felipe tiene una deuda de pensión alimenticia que sobre pasa los 4 mil dólares (3 millones de pesos chilenos).

Esta es la publicación que hizo en Facebook:

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-9-08-40-a-m
Facebook

Finalmente concluyó diciendo:

“Te imaginas cómo me sentí cuando lo vi en todos lados, a la gente dándole pantalla a un tipo que ha hecho cuadritos mi vida y la de mi hija”

¡Qué gran decepción! ¡Qué hipocresía! ¿Qué haces marchando por nosotras si eres la razón por la que marchamos?

¿Qué opinas sobre esto? 

Puede interesarte