Por Elena Cortés
17 octubre, 2016

«Te quiero».

Cuando Jorge García Pérez (tatuador) vio cruzar por la puerta del local donde trabaja a un abuelito de 71 años pensó que se había equivocado de lugar. Cuando el señor decidió contar por qué estaba ahí todos quedaron totalmente emocionados. Al final, salió con el tatuaje soñado y bastante contento.

Su esposa había muerto recientemente y quería tenerla de alguna manera, para siempre, junto a él. Así que decidió tatuarse aquella dedicatoria que ella le dio hace 50 años.

Entró a local Gotham Tattos y aunque nadie entendió por qué estaba ahí al inicio, comenzó contando que había perdido al amor de su vida recientemente y quería tatuarse algo con el puño y letra de su mujer para que fuera así de especial.

 «Era una fotografía que mostraba dos manos entrelazadas. En la parte superior aparecía un ‘Te quiero’ escribo a mano con un bolígrafo azul y la firma de su esposa. Nos pidió que le tatuara con tinta azul, para que quedara exactamente igual en su cuerpo».

-Jorge García Pérez a VERNE-

Aquel «te quiero», que por siempre recordará este señor, se dio cuando la pareja acudió a una sala de fiestas en 1963. Después de eso tuvieron hijos y nietos y su historia se expandió mucho más.

Este fue el vídeo que compartió el tatuador:

Era la primera vez en su vida que este señor entraba a un local de tatuajes ya que en realidad jamás le interesó marcarse el cuerpo, sobre todo porque perteneció mucho tiempo al ejército y decidió optar por una vida «mucho más ordenada». 

Pero, confesó que la pérdida de su mujer le ha causado emociones que nunca había sentido y tatuarse era una de aquellas.

¡Hermoso tatuaje!

captura-de-pantalla-2016-10-17-a-las-9-31-18-a-m
Facebook

Ellos siempre tendrán su ‘para siempre’.

Puede interesarte