Por Catalina Yob
24 julio, 2017

Cuando despertó y notó el fatal accidente sólo pensó en gritar.

Carly Wowk de 21 años y oriunda de Australia enfrenta actualmente una de las situaciones más difíciles que le ha tocado vivir en el último tiempo. Su hija de dos meses, Zara murió asfixiada por un cotidiano objeto a raíz del cual su madre ha iniciado una campaña para visibilizar los peligros inminentes que puede traer una situación tan común para los padres.

Zara Skye de tan sólo dos meses de edad murió mientras tomaba una pequeña siesta en su cuna. Sin generar sonido alguno, el deceso de la pequeña pasó desapercibido por sus padres, quienes se enteraron cuando concurrieron a su habitación y no lograron despertarla. 

“Ella aún estaba tibia, pero su cuerpo esta completamente tieso. Toda su piel tenía un tinte azul. Yo sabía que no estaba respirando, por lo que decidimos practicarle CPR con la ayuda de nuestras manos”.

Carly Wowk
Carly Wowk
Carly Wowk
Carly Wowk

Fue en ese momento cuando los padres decidieron llamar a emergencias, cuyo equipo médico intentó reanimarla pero vio frustrado su cometido de despertarla. Y es que a pesar de que ellos le aseguraron a la joven madre que debía estar preparada para lo peor, ella nunca imaginó que su hija de tan sólo dos meses de edad moriría tras asfixiarse en su propia cuna.

La menor fue trasladada hasta el hospital más cercano, en donde un gran equipo de paramédicos siguió intentando reanimarla. Durante dos largas horas, decenas de médicos le practicaron maniobras de reanimación, pero tras darse cuenta que si la pequeña lograba despertar, ella quedaría con secuelas de por vida, ya que su pequeño cerebro había dejado de recibir oxígeno hace más de dos horas. 

Carly Wowk
Carly Wowk

El fatal accidente habría ocurrido luego de que Zara se acomodara por sí sola en el extremo de la cuna, en donde se habría sofocado tras quedar con la boca hacia abajo y contra las frazadas que se encontraban allí. Debido a que se trató de una situación tan mundana como una siesta, la madre de 21 años ha decidido difundir la situación para crear consciencia en padres de todo el mundo y para que éste objeto sea prohibido.

“Saber la causa de muerte me ha ayudado. No voy a decir que ha servido en mi proceso de duelo pero siento que mientras más sé del caso, más deseos tengo de ayudar a otras personas. Quiero que éstos sean vetados y que tengan una enorme etiqueta sobre los peligros fatales que pueden ocasionar, como la sofocación”.