Por Elena Cortés
30 junio, 2016

“Ahora, cogieron su brazo y le estamparon eso. Me parece que es una muy mala manera de comunicarse con nosotros que somos sus padres”.

Jon Bivens vive en Alabama y es padre de un hermoso niño. Un día quedó totalmente sorprendido cuando su pequeño, quien cursa el tercer grado de primaria, regresó a casa con un sello en su brazo de una carita feliz con un texto que ya no se podía leer claramente. Lo primero que el papá pensó fue que estaban felicitando a su hijo o que fue simplemente una broma entre niños. Cuando se dio cuenta de lo que de verdad pasaba tuvo que hacer algo por su hijo.

Cuando el hijo de Jon regresó a casa con un sello en su brazo de una carita feliz pensó que estaban premiando su hijo o algo por el estilo. Pero, cuando se quedó mirando un rato más con detención las palabras medias borrosas que tenía ahí se molestó muchísimo.

11072051_805757586144426_5411341663912650062_n 2
Colegio de Jon

El sello decía “necesito dinero para almorzar”. ¿Por qué? Resulta que en el colegio primario donde asiste el hijo de Jon, la cafetería funciona con unas tarjetas recargables. Los estudiantes que compran su almuerzo, deben pagarlo con esa tarjeta.

gardendale-stamp-0bec23f03ba92575 2
NBC News

Los padres de familia deben de cargar esa tarjeta con dinero y así los hijos pueden comer. Jon entendía ese procedimiento pero tal y como lo contó, él le envía casi siempre un almuerzo listo a su hijo, por lo cual, no le daba uso a estas tarjetas.

1280px-USMC-05471-850x557 2
NBC News

Lo que sucedió fue que el pequeño quiso comprar algún postre de la cafetería y como no tenía dinero en la tarjeta le pusieron ese sello en el brazo. Jon le dijo al Huntsville Times que se sorprendió la manera en que el colegio abordó el tema.

“Anteriormente, si querían decirnos algo nos enviaban un correo o lo anotaban en la agenda de mi hijo. Ahora, cogieron su brazo y le estamparon eso. Me parece que es una muy mala manera de comunicarse con nosotros que somos sus padres”.

-Jon a Huntsville Times

Al mismo tiempo, Jon agregó que el colegio en ningún momento se comunicó con él para decirle lo que había sucedido con su hijo. “Cuando le estampas un mensaje en el cuerpo de un niño en vez de llamar, ya no está bien. Es como una forma de buylling hacía él”.

6235929961_7ab2fe63d7_b-850x566 2
NBC News

Como conclusión, el padre dijo que envió un reclamo al colegio y espera que para una próxima vez no le envíen “ninguna indirecta”, en el cuerpo de su hijo y lo hablen directamente con él y su esposa.

School_Lunch-600x450 2
NBC News

¿Qué piensas sobre la queja de Jon? ¿Tu, como padre cómo te sentirías?

Puede interesarte