Por Francisco Armanet
14 julio, 2016

“Amber salió al exterior vio que su hija estaba ahí en la calle, destrozada”… Por precaución, todos los padres debieran leer esto.

Cuando futuros padres preparan su hogar para un nuevo bebé, generalmente consiguen un sinfín de artículos de seguridad y los implementan en todas partes; piezas, baños, pasillos, cocina, etc. Lo que a veces ocurre, sin embargo, es que hay detalles que quedan olvidados y los mecanismos de seguridad no son dispuesto donde debiesen. Esto mismo le pasó a Amber Noone, una madre de Idaho, cuando puso a dormir a Audrey, su pequeña hija de 3 años. Amber es una mujer responsable, cuidadosa y ama a su hija, pero al parecer eso no fue suficiente para evitar que esta tragedia ocurriera.
Amber, luego de dejar a su hija acostada, bajó al primer piso y comenzó a trabajar en algunas cosas de la casa. Estaba en eso cuando escuchó un fuerte y aterrador sonido que venía desde la puerta de entrada. Nunca imagino que fuera su hija.

KTVB
KTVB

Su vecino, vio desde su casa cómo ocurrió todo, pero no pudo hacer nada para impedirlo.

Audrey se había levantado de la cama, miró alrededor y caminó hacia la ventana donde se apoyó durante unos segundos. Entonces ocurrió lo peor; la pequeña niña había caído directamente desde el segundo piso hasta el concreto en el piso.

Rápidamente, y luego de oír el golpe, Amber abrió la puerta del primer piso y al salir al exterior vio que su hija estaba ahí en la calle, destrozada. Audrey fue llevada al hospital de inmediato. 

Una vez en el centro de atención médica, la pequeña fue examinada y los doctores señalaron que tenía una fractura craneal, el bazo lacerado, e incontables contusiones en distintas partes del cuerpo.

KTVB
KTVB

Ya ha pasado un tiempo desde el accidente y Audrey se encuentra prácticamente recuperada, a excepción de su fractura de cráneo. 

“Todo ha sanado, excepto su cráneo. Eso tomará más tiempo”.

-Amber a KTVB-
KTVB
KTVB

Actualmente, alrededor de 3,000 niños sufren accidentes por caídas desde ventanas en su propia casa, y las muertes en los niños menores de 5 años, son frecuentes en estas caídas. Es trágico pero se puede prevenir. Hay maneras de impedir que estos accidentes sigan ocurriendo, y una de ellas es instalara rejas o mallas protectoras en las ventanas de las casas. 

Sin duda alguna, más vale prevenir que lamentar.

¿Tú qué opinas?

Puede interesarte