Por Josefina Bonnefont
14 octubre, 2016

Y lo obligaron a comer uvas en su lugar.

Actualmente todo el mundo está consciente de que la comida basura es mala para la salud, pero lamentablemente está en cada rincón y es mucho más barata que los alimentos saludables. Pero por la misma razón, muchas instituciones y sobre todo las escuelas, están alertas frente al alza de la obesidad infantil, sobre todo en países como Estados Unidos y Canadá. Y mientras todos comienzan a promover la comida saludable, el deporte y vida sana, aún hay alimentos que tienen ingredientes ocultos en sus etiquetas y no son lo que parecen. Eso fue lo que le ocurrió al hijo de Elaina Daoust.

Elaina Daoust
Elaina Daoust

Sin embargo, ¿por qué la escuela puede tomarse la libertad de dictaminar qué deben o no deben comer sus estudiantes? Eso es materia de debate. Hay quienes aseguran que, finalmente, la última palabra la tienen los padres de cada niño, pero no fue así en este caso. Y mientras es común que en Estados Unidos y Canadá los establecimientos educacionales establezcan directrices alimenticias para los niños, muchos padres creen que éstas son demasiado estrictas y poco razonables.

Elaina Daoust
Elaina Daoust

Elaina Daoust, Canadá, es una de estas madres, y está defendiendo su decisión de poner un trozo de pan de banana en la lonchera de su hijo como snack.

El pequeño de Elaina es caprichoso con las comidas, es por eso que la mujer incluyó ese bocadillo en la lonchera del niño, pensando que estaba dentro de los alimentos aprobados por la escuela.

Elaina Daoust
Elaina Daoust

Sin embargo, Elaina se llevó una gran sorpresa y disgusto cuando su hijo le comentó que su maestra le había quitado su pan de banana y además lo había forzado a comer uvas como colación.

Y la historia no acaba ahí. Además, la educadora mandó a la madre una nota con ideas de bocadillos saludables para que le enviara a su hijo a la escuela. OK, ¿NO SERÁ MUCHO?

¿Cuál fue su razón para privar al niño de comer el pan de banana? EL PAN CONTENÍA VIRUTAS DE CHOCOLATE…. Oh.

Elaina Daoust
Elaina Daoust

Daoust, enfurecida, decidió unir fuerzas con otros padres de la escuela para exigir un cambio en las reglas sobre los alimentos, para que no sean tan estrictas y, además, para que cada familia tenga la autonomía de decidir qué comerán sus hijos.

Elaina Daoust
Elaina Daoust

Además, Elaina asegura que no es la única madre que está enojada con la situación, e insiste en que su familia lleva un estilo de vida perfectamente saludable, que permite estas inocentes golosinas de vez en cuando.

Elaina Daoust
Elaina Daoust

Daoust ya había empacado en ocasiones anteriores un pan de banana en la lonchera de sus hijos antes, pero esta es la primera vez que tiene problemas. Y como otros padres, esta mujer lucha para que los niños no vuelvan a ser estigmatizados por la comida que llevan a la escuela.

Y tú, ¿qué opinas de la reacción de la maestra?

 

Puede interesarte