Por Alvaro Valenzuela
10 junio, 2016

Lo hirió donde a un hombre más le duele y no estoy hablando del orgullo…

Las infidelidades siempre son dolorosas para las parejas, sobre todo para quién la sufre. Además muchas veces no quedan sólo en eso sino que generan venganzas que pueden llegar a ser más terribles. Hay algunas que son ingeniosas y que generalmente son aplaudidas por todo el mundo. Pero hay otras que se pasan de los límites. Esta noticia que nos llega desde la ciudad de Pattaya en Tailandia fue mucho más allá y llegó a un punto brutal.

Una mujer se enteró que su marido le estaba siendo infiel con su mejor amiga entonces no tuvo una mejor idea que agarrar un cúter o cuchillo cartonero y sin piedad alguna le cortó en los testículos.

La pareja era un feliz matrimonio que tenía un exitoso negocio de pollo frito en esta ciudad famosa por su encendida y extraña vida nocturna. Pero todo eso cambió cuando comenzaron a esparcirse los rumores que Somchai, el marido infiel, estaba haciendo de las suyas con otras mujeres. La esposa se enteró más tarde que la amante de su marido era una de sus mejores amigas y fue ahí que decidió hacerle una cruel venganza.

La mujer engañó a su marido diciéndole lo perdonaba y que quería solucionar el problema. Lo invitó a tener «sexo de reconciliación». Cuando el hombre comenzó a relajarse sorpresivamente ella sacó el arma de su bolsillo y comenzó a cortar sus genitales, al punto de casi desprenderlos por completo de su cuerpo.

Arrepentida de su brutal decisión, al notar que su pareja sangraba mucho, la mujer decidió llamar a emergencias. Cuando los paramédicos llegaron vieron al hombre sangrando en la mitad de la calle, sosteniendo una bolsa de hielo en su entrepierna y con un dolor insoportable que se notaba en su rostro. Subieron al tipo a la ambulancia junto a la mujer y se fueron directo a urgencias para que le hicieran una cirugía. Aún no se ha podido determinar si sanará completamente.

La policía esperará que salga de tratamiento para hacer las preguntas pertinentes sobre cómo terminó así, con sus genitales destrozados.

Nada justifica la violencia, NADA. Ni de un hombre hacia una mujer ni al revés.

¿Y tú qué opinas al respecto?

Puede interesarte